Es de común conocimiento por parte de la ciudadanía que en España se viene llegando tarde y mal a toda crisis económica y que además se miente en el transcurso de la misma haciendo creer a los votantes y votantas que ya se está en vías de solución con aquello de los brotes verdes. En paralelo a tal incompetencia, un hecho descorazonador es encarar en estos días una crisis de salud pública por el mismo personal, además lastrado ahora con la rémora de esa panda de comunistas nuevos ricos. Estamos ante una indeseable conjunción electoral, porque en ella nos va la vida, conjunción que cada día que pasa viene exigiendo una contundente respuesta electoral y penal a sus responsables, aquellos que no sólo han llegado tarde y sin medios (mascarillas y respiradores), sino que han dejado campar el virus a sus anchas durante al menos quince días, invitándolo a una orgía de contagios en manifestaciones feministas, actos políticos y demás aglomeraciones en las que el virus vivió su gran día y se volvió incontrolable.

De manera que esa proverbial incompetencia y tardanza en gestionar los baches de la economía, ahora toca en un tema tan delicado como es la salud pública. Sí, cierto, absolutamente cierto: Han fallado los mecanismos que velan por la salud de España y a la par, los políticos que gestionan el Gobierno han llegado tarde y mal en el mortal asunto del Covid-19, sin haber comprendido en su día estos últimos que son el tiempo y la clasificación temprana de afectados (una simple radiografía) y no afectados, las dos armas esenciales para enfrentarse a este virus.

En esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) viene informando a particulares de todo el mundo y en varios idiomas a través de su enlace https://www.who.int/es. Uno de los apartados de dicho enlace nos remite a centro de prensa y dentro de éste aparece el subapartado comunicados de prensa. Entre numerosos comunicados de prensa relacionados con el Covid-19, llamó nuestra atención la alocución de apertura del Director Ejecutivo en la rueda de prensa sobre la COVID-19 celebrada el 13 de febrero de 2020 en Ginebra:

«Permitan que comience por ponerles al día de las cifras más recientes. En las últimas 24 horas, China ha notificado 1820 casos confirmados en laboratorio, lo que eleva la cifra total a 46 550. 

Por otro lado, China ha notificado 13 332 casos clínicamente confirmados en la provincia de Hubei, aunque es crucial observar que la mayoría de estos casos entendemos que se refieren a un periodo que se remonta varios días y semanas atrás, a veces hasta el comienzo del propio brote, y que se notifican como casos de forma retrospectiva (Aquí se advierte que el virus se manifiesta tras un periodo de incubación).

Eso significa que el incremento que se ha podido observar en las últimas 24 horas se debe en gran medida a un cambio en la forma en que se diagnostican y notifican los casos (Aquí que el incremento de casos está relacionado con su diagnóstico). 

En otras palabras, en la provincia de Hubei, y únicamente en esta provincia, un profesional médico capacitado puede clasificar actualmente un caso sospechoso de COVID-19 como un caso clínicamente confirmado sobre la base de imágenes torácicas, sin necesidad de obtener una confirmación en laboratorio (Aquí que con una simple radiografía se detecta el virus, sin necesidad de hacer el test de laboratorio). 

Esto permite a los clínicos moverse y notificar los casos de manera más ágil, sin tener que esperar a la confirmación del laboratorio, lo que garantiza que las personas accedan a la atención clínica con mayor rapidez y también permite poner en marcha respuestas de salud pública en materia de localización de contactos y otras medidas importantes en este ámbito (Aquí que lo esencial es clasificar a las personas en dos grupos al objeto de parar la infección del virus).

Fuera de China hay 447 casos en otros 24 países, y ahora también dos muertes. Además de la que se había producido en Filipinas, ahora hay otra más en el Japón (Aviso de las primeras muertes). 

Esa es la situación a día de hoy. Seguimos diciendo a los gobiernos de todo el mundo que todavía tenemos una oportunidad de prepararnos ante la posible propagación del virus (Aviso de la necesidad de prevención y actuación sin demora)».

Si le das tiempo al virus, amigo Pedro, entonces te gana la partida, como te la ha ganado. Ayer sábado anunciaste la compra de 6 millones de tests, tests que debieron haberse desplegado por todo el país a finales de febrero y en especial en Madrid, sede de las macromanifestación del día 8-Marzo.

Tests que ahora, ya no sirven absolutamente para nada, porque los muertos, muertos están y estarán. Descansen en paz.

José R. Barrios