La cosmética y la perfumería creció un 2,6% durante el año pasado, lo que le sirvió para superar los 8.200 millones de euros de facturación. Pero esa trayectoria de crecimiento que se venía manteniendo durante unos años, se va a interrumpir en el 2020, debido al confinamiento.

El sector, formado en un 84% por pequeñas y medianas empresas, ha registrado caídas de hasta el 60% respecto al mismo periodo del año pasado en áreas de actividad como los perfumes o la cosmética de color. Estos negocios han permanecido cerrados casi tres meses, algo que han acusado muchos pequeños establecimientos.

Un crecimiento de un lustro que se verá interrumpido en 2020

2019 fue el quinto año de crecimiento consecutivo. El ejercicio del pasado año supuso un 2,6% más que 2018, según indica la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa). En nuestro país este sector emplea a casi 300.000 personas de manera directa e indirecta.

Otro registro interesante es el del gasto por persona. En España los consumidores gastan 170 euros por persona y año, 30 euros más que los consumidores europeos. Cada español consume 28 productos de cosmética y perfumería al año, empleando de media diariamente entre 7 y 9 productos.

Algunas fábricas de multinacionales extranjeras, como L’Oreal y Beiersdorf (Nivea), están localizadas en España, lo que favorece la distribución y aumenta el nivel de exportaciones de nuestro país, que se sitúa en el top 10 mundial en este sector.

¿Cómo ha afectado el confinamiento al sector de la belleza?

El estado de alarma, la prohibición de salir de casa y el cierre temporal de los negocios, ha afectado de manera diferente a las ventas de cada producto. Perfumes y cosmética de color retrocedieron hasta en un 60%, pero otras como los tintes capilares, los geles de baño, la higiene bucodental y sobre todo los geles hidroalcohólicos sí han crecido mucho.

Además, el mercado online también ha crecido durante el confinamiento. La coyuntura social que ha vivido España durante los meses de primavera ha potenciado un canal de ventas que ya venía creciendo en los últimos años. De hecho, en 2019 el volumen de este sector superó los 500 millones de euros.

Tras el estado de alarma, cierta recuperación

El fin del confinamiento ha impulsado un optimismo generalizado en los hábitos de compra. Los consumidores recuperan buena parte de los hábitos de consumo. La consultora Kantar y Stanpa han elaborado un informe denominado “La desescalada del consumidor “beauty”, en el que analizan cómo será la nueva normalidad para la cosmética y la belleza.

Lociones y leches corporales y artículos anticelulíticos y tratamientos reafirmantes son los productos que más compradores ganan respecto a la época preCovid. Otro grupo de productos que adquiere importancia son los que guardan relación con la higiene, pero no solo los vinculados al Covid.

Los productos de cuidado para la piel ya eran muy consumidos por los españoles y en esta lista aparecen también muy destacados las cremas de protección solar. El 48% de los españoles son conscientes de la importancia de protegerse del sol.

Cristina García, editora de Beauty Me, confía en que la apertura de los centros físicos cumpliendo con todas las garantías higiénico –sanitarias, puede ayudar a recuperar la actividad hasta niveles precovid. En esta nueva normalidad, algunas compañías han desarrollado protocolos que permiten ver el efecto del producto sobre la piel sin necesidad de aplicación.

Grandes multinacionales de belleza como Armani, YSL Beauté o Lancome están introduciendo procesos innovadores para adaptarse a las nuevas necesidades de los consumidores. En el caso de los pequeños establecimientos, el confinamiento ha sido el punto clave de inflexión para dar el salto al canal online y digitalizar los negocios.

Nuevas oportunidades postpandemia

El empuje que venía experimentando el sector de la cosmética y la perfumería en 2019 sí puede recuperarse en el sector. Así al menos algunas empresas que ya vienen apostando por este canal de ventas desde hace años.

Muchos de los hábitos en los hábitos de consumo permanecerán tras esta crisis sanitaria porque eran los propios usuarios los que lo demandaban. No hay marcha atrás en la digitalización y eso es algo que saben todas las compañías, incluidas las pymes.

El ecommerce de belleza por suscripción se enfrenta a un futuro muy optimista. Además, durante el confinamiento se ha acelerado el interés por la práctica del cocooning, una predisposición a salir menos de casa y vivir más experiencias dentro del hogar: actividades de ocio, restauración, cine y también belleza.

La economía española enfrentará en los próximos meses momentos de gran debilidad. Las expectativas no son nada halagüeñas, pues la contracción será según Moody's de hasta casi el 10%. Desde las administraciones esperan que la reactivación del consumo, ya sea desde el canal online o el físico, ayuden a reducir el impacto en la destrucción del empleo y los indicadores económicos más relevantes.