El Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares a través de su Servicio de Oftalmología está participando en el European COVID-19 Cataract Group (EUROCOVCAT) junto a expertos de otros nueve países (Francia, Reino Unido, Italia, Rusia, Portugal, Polonia, Irlanda, Turquía y Finlandia) para analizar el impacto del COVID-19 sobre la cirugía de cataratas.

El grupo EUROCOVCAT, del que forma parte el jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Príncipe de Asturias, Dr. Miguel Ángel Teus, ha publicado recientemente un artículo editorial en European Journal of Ophtalmology (Revista Europea de Oftalmología) que lleva por título “Impacto temprano del brote de COVID-19 en el cuidado de los ojos: información del grupo EUROCOVCAT” (*Early impact of COVID-19 outbreak on eye care: INsights from EUROCOVCAT group en inglés).

En el estudio, este grupo de expertos destacan que, aunque el virus del SARS-CoV-2 puede ser “potencialmente mortal” en pacientes con factores de riesgo, la mayoría de las enfermedades oculares generalmente progresan durante un tiempo más prolongado sin ser “potencialmente mortales”. Eso sí, hacen hincapié en que, debido a la pandemia, algunas patologías como el glaucoma, el desprendimiento de retina RRD y la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) pueden provocar “una disminución irreversible de la función visual” si los tratamientos no se administran a tiempo. En este aspecto, es clave “lograr un equilibrio entre el control de la propagación de la pandemia y la oferta de servicios de Oftalmología”.

El editorial recuerda que, durante la pandemia, los Servicios de Oftalmología perdieron el 81% de su actividad anual de pacientes en periodos de 2 semanas en marzo y abril de 2020 respecto al mismo periodo en 2019. Esto incluye, refleja el artículo, “una reducción del 97% en el volumen de la cirugía de cataratas -la mayor reducción de cualquier procedimiento de rutina quirúrgica-” y el retraso de las urgentes “por la necesidad de priorizar las emergencias”.

“Con una prevalencia global –explican estos expertos- de alrededor del 50% en adultos mayores de 50 años, la cirugía de cataratas es el procedimiento quirúrgico más común que se realiza en los países desarrollados”. En 2010, del total conocido de 32,4 millones de casos y 191 millones de personas con problemas de visión, 10,8 millones de personas eran ciegas y 35,1 millones tenían problemas de visión debido a esta dificultad visual (cataratas). 

En Italia, uno de los países más afectados por la COVID-19 en el mundo, se realizan más de medio millón de cirugías de cataratas cada año. Es fácil de estimar que cada mes de cese de actividad provoca una reducción de unas 50.000 operaciones de cataratas, según este grupo de expertos. Estos resultados pueden explicarse por la necesidad de priorizar las Urgencias / Emergencias, las dificultades sociales para llegar a los hospitales o el riesgo de infección por virus en los ambientes nosocomiales que viven las personas mayores.

En 2010, 1 de cada 15 personas ciegas lo era debido al glaucoma, y ​​1 de cada 45 personas con discapacidad visual tenía discapacidad visual debido al glaucoma, lo que destaca la creciente importancia mundial del glaucoma. En este sentido, el grupo EUROCOVCAT considera demostrado que “un retraso de semanas o meses en el tratamiento de los pacientes que requieren un procedimiento de cirugía filtrante puede conducir a una pérdida de visión irreversible”. 

Los pacientes con glaucoma, especialmente con daño avanzado, a menudo no son completamente conscientes de las consecuencias de una cirugía tardía. “Están acostumbrados –explican en el editorial publicado en European Journal of Ophtalmology- a los medicamentos, tienen cierto miedo al procedimiento quirúrgico y a sus complicaciones y creen que la correcta administración de gotas podría ser suficiente para prevenir la progresión del daño”. 

Los expertos también recalcan la necesidad de un manejo correcto de estos pacientes, que requiere controles programados de la presión intraocular y del campo visual para intervenir rápidamente en caso de progresión del daño. Los pacientes con pérdida avanzada de función o pacientes más jóvenes con glaucoma manifiesto requieren un tratamiento más agresivo e intervalos y métodos de control más estrictos que los pacientes con bajo o incluso ningún riesgo (por ejemplo, pacientes con hipertensión ocular o pacientes ancianos con baja pérdida del campo visual y valores bajos de presión intraocular).

Desprendimiento de retina

El artículo también se refiere al tratamiento del Desprendimiento de Retina Regmatógeno (DRR), que tiene una incidencia anual de aproximadamente 10 por 100.000 personas. A este respecto, este grupo de oftalmólogos avisa de que, “si no se trata, la mayoría de las DRR progresarán hasta un desprendimiento completo y, posteriormente, provocarán la pérdida de la visión del ojo afectado. De hecho, un retraso, advierten, “en la provisión de los tratamientos quirúrgicos para las enfermedades de la retina puede producir consecuencias dramáticas sobre la discapacidad visual por ceguera irreversible”.

Desde 2006, la cantidad de inyecciones intravítreas ha aumentado hasta el punto de ser el segundo tratamiento más común para varias enfermedades oftálmicas en la mayoría de los centros oftalmológicos terciarios con una mejora en el pronóstico significativa para muchos de ellos. El pronóstico a largo plazo se deriva del momento adecuado del tratamiento y del número de inyecciones. 

En el caso de la Degeneración Macular neovascular Asociada a la Edad (DMAE), el texto publicado en European Journal of Ophtalmology explica que se ha demostrado que “el pronóstico funcional empeora cuando los problemas de programación retrasan la inyección intravítrea, y se correlaciona fuertemente con la agudeza visual en el momento de la primera inyección”. 

Así, el no adherirse a los protocolos terapéuticos durante varios meses podría dar lugar a resultados funcionales muy deficientes para los pacientes subtratados debido a las restricciones en el cuidado de los ojos por COVID-19. Por este motivo, la recomendación de este grupo de expertos es “priorizar y mantener el tratamiento en pacientes con DMAE (especialmente en los primeros 2 años de tratamiento), glaucoma neovascular, nuevos casos con pérdida significativa de visión, nuevos casos de oclusión de la vena central de la retina y pacientes monoculares o cuasi monoculares”.

También sugieren que los pacientes con edema macular diabético (EMD) y los afectos de oclusión de rama venosa retiniana tienen menos probabilidades de sufrir una pérdida de visión irreversible a corto plazo y se puede considerar posponer las citas para pacientes no monoculares (excepto para pacientes con pérdida de visión por EMD reciente y pacientes en la fase aguda de oclusión de la vena retiniana). Por estas razones, especialmente en el caso de maculopatía secundaria a la neovascularización coroidea, podrían ser clasificados dentro de los casos urgentes, ya que provocan ceguera irreversible en el caso de los tratamientos pospuestos.

Cuarta causa de ceguera en el mundo

La ceguera de causa corneal es la cuarta causa principal de ceguera en todo el mundo. Sin embargo, casi el 80% de toda la ceguera corneal es evitable y reversible. Hasta la fecha, la queratoplastia es el trasplante alogénico más comúnmente realizado y el más exitoso en todo el mundo, con una tasa de éxito del 90% al 95%. Así, el tratamiento de enfermedades corneales agudas, principalmente traumatismos o queratitis infecciosas, es una atención urgente o emergente que puede requerir un tratamiento quirúrgico agresivo y la disponibilidad de tejidos óptimos de banco de ojos.

La ceguera y/o la discapacidad visual afectan al menos a 2.200 millones de personas en todo el mundo. De ellos, mil millones tienen una discapacidad visual prevenible o una que aún no se ha abordado.