Como cada año, este verano podremos disfrutar de las Perseidas, una esperada lluvia de estrellas que alcanzará su máximo esplendor entre los próximos 11 y 13 de agosto. Por desgracia y según los datos del Instituto Geográfico Nacional, parece que esta vez no será la mejor para observarlas. Razón de más para buscar el mejor emplazamiento. Por supuesto, con la seguridad que requiere la nueva situación de la COVID-19.

Es por eso que Acierto.com ha recopilado una serie de consejos para observarlas adecuadamente, así como los mejores emplazamientos para hacerlo en Madrid.

Cómo disfrutar de las Perseidas con seguridad

Y es que la seguridad cobrará especial este año, incluso aunque disfrutemos de este fenómeno al aire libre (donde puede producirse una falsa sensación de seguridad). Lo idóneo será hacerlo en solitario o en grupos reducidos –si se trata de una persona con la que convivimos, mejor–, manteniendo la correspondiente distancia de seguridad y sin quitarnos las mascarillas.

Evitar el contacto físico, los juegos que impliquen demasiado esfuerzo físico, etcétera también es conveniente. El gel hidroalcohólico tampoco puede faltar. En cualquier caso es importante respetar la naturaleza y disfrutar de la libertad con responsabilidad. Si viajamos con niños deberemos explicarles la necesidad de llevar a cabo las medidas indicadas.

Más allá de estas existen otras que conviene no perder de vista como planificar el viaje o desplazarnos al lugar con anterioridad. La idea es conocer el emplazamiento de día y detectar los mejores puntos, los más peligrosos... Si no podemos hacerlo lo mejor será acudir con tiempo, antes de que anochezca para evitar aglomeraciones.

Además –y sobre todo si hemos tenido el coche parado durante la cuarentena– no deberíamos pasar por alto la puesta a punto del vehículo, clave para evitar accidentes (o para evitar tener que recurrir a la asistencia en carretera del seguro). De hecho podría ser un buen momento para revisar si nos cubre en vías no aptas: tramos no asfaltados como caminos rurales o carriles de tierra.

Respecto al conocimiento del terreno, Acierto.com recuerda que el número de siniestros en zonas de montaña es superior a los que ocurren en lugares de costa o en la ciudad. Algo que podría tener que ver con la orografía del terreno, el tipo de calzadas, su visibilidad, etcétera. En cualquier caso, antes de salir de viaje informaremos a nuestros conocidos y familiares.

Contar con unas nociones sencillas de primeros auxilios también es recomendable, así como incluir un pequeño botiquín, un silbato, agua, frutos secos y una linterna o frontal. Una chaqueta es otra prenda que nos vendrá bien, pues en algunos puntos de los recomendados puede disminuir la temperatura. En cualquier caso, es recomendable consultar la previsión del tiempo.

Dónde disfrutar de las Perseidas en Madrid

En cuanto a los emplazamientos para disfrutarlas, Madrid cuenta con numerosos pueblos con encanto ideales para el avistamiento. Es el caso de Buitrago, cuyo castillo, callejuelas e iglesia medieval son dignos de visitar -fue declarado Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural-.

Los aledaños de la población ofrecen al turista innumerables actividades de aventura que aúnan naturaleza y deporte, aunque ahora la actividad ha descendido fruto de la crisis del coronavirus. El embalse de Riosequillo se encuentra muy cerca y es perfecto para aligerar el calor del verano.

En todo caso, Buitrago de Lozoya no es único en su especie sino que El Berrueco, Bustarviejo, Patones de Arriba, Rascafría, y Navalafuente no se quedan atrás en patrimonio histórico. También se encuentran en la sierra de Madrid, donde visualizar las Perseidas y disfrutar de la naturaleza será tarea fácil.

Si nos encontramos en Madrid y no queremos salir de la ciudad, lo ideal será acudir al parque de las siete tetas en Vallecas -también conocido como Cerro del Tío Pio-, al parque de la cabeza, el Parque del Oeste, el Planetario de Madrid -en Legazpi-, la Casa de Campo, el parque de Tierno Galván, o el parque de Juan Carlos I.

El Templo de Debod, aunque no se libra de la contaminación lumínica, también es un buen sitio, y cerca del Palacio Real también encontramos algún emplazamiento interesante. Las Vistillas son otra opción. No podíamos dejar de mencionar el Cerro de los Locos en la Dehesa de la Villa ni la Pedriza.