Las vacunas - Pzifer o Moderna - contra la supuesta covid-19 son experimentales de ARN mensajero con nanotecnología incorporada. Gen y/o enzima “accionable” de acuerdo con los intereses del (Bio)Poder. Y dichas vacunan de ARNm "reescriben", trastornan y alteran todo el material genético del individuo, lo que representa una manipulación genética en toda regla, algo abierto e indisimuladamente criminal, un crimen contra la humanidad.  Comprometiendo gravemente la salud pública  y el futuro de la humanidad. DEBE SER PROHIBIDA DE INMEDIATO, ¡porque se trata de una clarísima y no deseada manipulación genética!

Con la nueva vacuna, la humanidad desaparece definitivamente

Y además para la correcta implantación del monstruoso brebaje - que aúna indivisiblemente controles vacunero y tecnológico- se requiere de la ineludible enzima Luciferasa (Luciferina, el sustrato). Se producirán evidentísimas y constatables mutaciones genéticas, gravísimas y  permanentes.

Anhelan modificarnos genéticamente y dar comienzo de manera oficiosa a la  tenebrosa  y tiránica época del Transhumanismo. Nos podrán conectar, si es su deseo a un ordenador cuántico y seremos utilizados como robots (no olviden que robot es un término que proviene del vocablo checo robota, que significa esclavitud). El principio del fin. Salvo que lo se lo impidamos.

Qué contiene una vacuna "clásica"

Básicamente, aluminio, beta-propiolactona, antibióticos glutaraldehido, formaldehido, células animales y humanas (procedentes de bebés abortados, recuerden lectores el crucial dato, dada la fe católica que poseen muchos de ustedes), mercurio (timerosal), glutamato sódico, fenol. Y, desde luego, polisorbato (el lúgubre polisorbato 80, tan popular durante los pasados meses) y escualeno como adyuvantes.

Casi todos los componentes citados son carcinógenos (lo mismito que el amianto de los financiadores de Maldita.es). Otros pueden ser peligrosos (antibióticos). En otros casos, muy inseguros (glutamato sódico). O directamente neurotóxicos (el aluminio inyectado).

Todas - todas - las vacunas se hallan contaminadas con cantidades potencialmente perniciosas de metales y otras sustancias orgánicas tóxicas vinculadas a todo tipo de cánceres y enfermedades autoinmunes. Cualquier análisis de alguna vacuna nos muestra lo sabido.

Restos de los siempre presentes aluminio y mercurio. Además de plata, bismuto, tungsteno, oro, platino, hierro y cromo - a veces mezclado con hierro y níquel - así como los citados glóbulos rojos de procedencia humana o animas, incluidas nanopartículas ( ¿ nanochips, por ejemplo?) de elementos inorgánicos, nunca declaradas en los prospectos. Eso por no hablar - se lo vuelvo a reiterar - de la utilización de líneas celulares de fetos abortados.

Resumiendo. Anticongelante, aluminio y mercurio ( y otros metales pesados), sangre humana ( habitualmente 500 microgramos de albúmina humana), bebés abortados, fertilizantes, matacucarachas (70 microgramos de borato sódico, bórax, utilizado para el control y eliminación de cucarachas), tóxicos gentes corrosivos, azúcar de caña y pis humano.

Atroces efectos adversos y más esterilidad con la vacuna de ARNm

Innumerables efectos adversos. Algunos de los más graves. Diabetes, frecuentes cánceres, alergias y retrasos mentales variados. Y el clásico del autismo vinculado a la triple vírica (sarampión, rubéola y paperas), con más de cien estudios avalándolo. El doctor Andrew Wakefield que estableció el inequívoco vínculo, tras brutal calvario provocado por la Mafia Médica, fue exonerado final y completamente por la Justicia británica. Eso sí todos - todos -  los estudios que niegan tal relación, manipulados. Lo de siempre. Quien paga, manda.

Y la infertilidad, desde luego. Sobre todo con la letal vacuna contra el denominado y fantasmal Virus del Papiloma Humano. Y con la de ARN mensajero, ya ni les cuento. Recordemos que la vacuna "anticovid" circularía por la sangre humana hasta encontrar un receptor de enzima ACE2 y la secuencia de su gen (ubicado en el brazo corto del cromosoma X). En este sentido, su máxima expresión enzimática se produciría en los órganos genitales. En testículo, y en menor medida, ovario. Y en la mielina de los neuronas. Vamos, estériles e imbéciles. Además de esclavos.

¿Tufillos satánicos?

Entre la enzima Luciferasa que sirve de "marca" para facilitar la lectura de datos del portador y la patente de Microsoft/Gates bautizada como WO/2020/060606 para convertir el cuerpo humano en una interfaz para validar y procesar las transacciones de las criptomonedas, blockchains mediante, el asunto se pone singularmente demoniaco. Demasiados seises. En fin.

Vacunas_vinetacdc-vacunas-aluminio-timerosal