La Comunidad de Madrid, con motivo del Día Nacional del Trasplante, agradece a los profesionales, tanto sanitarios como no sanitarios, el esfuerzo realizado durante la pandemia para mantener la actividad durante el último año de pandemia por COVID-19.

La Comunidad se suma así al agradecimiento realizado por las diferentes asociaciones de pacientes, con quienes la Oficina Regional de Coordinación de Trasplantes ha mantenido un contacto todavía más estrecho si cabe, desde el inicio de la pandemia, para confirmarles, como así ha sido, que la región mantenía el proceso, incluso en los momentos más duros. 

De hecho, en los peores momentos del confinamiento se ha mantenido la actividad, un aspecto vital para los pacientes de riesgo vital o código cero que, de no recibir el trasplante en horas, no hubieran tenido opción de vivir. 

Durante este intenso año de trabajo, la Oficina Regional ha trabajado de manera coordinada con la Organización Nacional de Trasplantes y con los equipos trasplantadores de los hospitales, verdaderos protagonistas de los excelentes resultados en la actividad. 

El trabajo continuo de los equipos de donación y trasplante ha permitido que, pese la incidencia de COVID-19 durante la primera ola en la región, la actividad sólo haya disminuido en un 16,1% en el año 2020.

En buena medida, estos datos han sido posibles por el trabajo impulsado desde la Oficina Regional de Coordinación de Trasplantes, y la realización de un protocolo específico con las necesidades adicionales (respecto a las habituales) de pruebas a realizar para evitar los posibles contagios de COVID-19 en los procesos. Estos protocolos han supuesto un trabajo y esfuerzo añadido de los sanitarios para garantizar la seguridad.

En base al protocolo inicial desarrollado por la Oficina Regional, la Organización Nacional de Trasplantes estableció un grupo de trabajo en el que participaron, además de la Comunidad de Madrid, otras tres oficinas regionales de coordinación, estableciendo los criterios de inclusión y exclusión para evitar la transmisión del SARS Cov2 entre donante y receptor. 

Inicio del año con incremento de trasplantes

Del 1 de enero al 13 de marzo de 2020 (considerada como fecha de inicio de la pandemia), la región mantenía una tendencia al alza del número de trasplantes, con 197 casos entre los tipos renal, hepático, cardíaco, pulmonar, pancreático e intestinal. Cifra considerablemente mayor que en el mismo período de 2019, con 186, y muy superior a la registrada en 2016, con 132 casos. Estos resultados indican un incremento del 49% en ese período en 2020 respecto de 2016.

Organización del Congreso Nacional de Trasplantes

La Comunidad de Madrid ha organizado el Congreso Nacional de Coordinadores de Trasplantes, que por primera vez en su historia y debido a las restricciones de aforos y movimientos por el coronavirus, ha sido telemático. Además, en este último año la región ha tenido diversos hitos en materia de donación. 

El Hospital Universitario público Puerta de Hierro Majadahonda realizó el primer trasplante cardiaco de donante en asistolia (donante en parada cardíaca). Un programa nacional con un procedimiento innovador basado en la utilización de dispositivos de circulación de la sangre de manera extracorpórea (ECMO). 

Caso pionero en el mundo

Asimismo, el Hospital público La Paz ha sido el primero en realizar un trasplante combinado multivisceral y de progenitores hematopoyéticos procedente del mismo donante. También ha realizado el primer trasplante hepático de donación en asistolia infantil con un niño de bajo peso (menos de 35 kilos) al cual se realizó la conexión del sistema ECMO (dispositivo de circulación de la sangre de manera extracorpórea) con canulación directa de grandes vasos.

Sobre los datos globales de la donación de médula ósea durante los meses de mayo, junio y julio de 2020 han superado la de esos mismos meses en el año 2019. Por su parte, la cifra total de donaciones de médula ósea en la Comunidad de Madrid desde el 1 de enero al 1 de septiembre de 2020 se ha reducido en un 5% respecto al año anterior. 

Además, días antes del confinamiento, la Comunidad abrió el banco de tejido ovárico para niñas y jóvenes que quieran ser madres tras recibir un tratamiento contra el cáncer. A través de este nuevo banco, las jóvenes preservan su tejido ovárico conservado, para que llegado el momento, y si ellas quieren en la etapa adulta, tengan la opción de ser madres tras superar la enfermedad.