Siguiendo los denominados protocolos de Koch, más allá de la infectividad de los virus, funesta teoría microbiana mediante. Repetir cuantas veces sea necesario: aislar, purificar y secuenciar. Y nada de eso se ha realizado en estos dos años de farsa médica, burda excusa, con exclusivos propósitos genocidas y liberticidas.

Fuese y no hubo nada

Ni los yanquis CDC, al inicio (“Dado que no hay un aislado viral cuantificado de 2019-nCoV disponible actualmente...”). Ni casi 90 instituciones sanitarias/científicas de toda índole. Ni el aciago gobierno español. Ni la Organización Mafiosa contra la Salud (OMS). Nadie.

Para concluir el artículo, pinchar aquí.