En la villa de Jovellanos, en el centro de la ciudad de Gijón, nos encontramos un lugar emblemático y de especial trascendencia, no sólo para esta ciudad y para la provincia de Asturias, sino también para el conjunto de España. Allí se encuentra Café Dindurra uno de los últimos café literarios de España con más de un siglo de vida siendo testigo de numerosos encuentros, charlas, y exposiciones entre sus habituales. 

image_3

 

Fue un 22 de junio de 1901 cuando su fundador Dindurra levanta toda la manzana con una amplia visión cultural y arquitectónica entre las que se encuentra no sólo este lujoso establecimiento, sino también el teatro colindante ahora llamado Teatro Jovellanos con el que se  tiene acceso desde su interior.

Esta cafetería y restaurante, es un icono cultural y referente en España y en Europa por formar parte de su ya famoso circuito. Posteriormente ha sufrido remodelaciones, cuando allá en 1931 se realizaron reformas en sus lujosas columnas de Art Decó y su suelo histórico de mosaicos. Recientemente en el 2014 cerró sus puertas, y el grupo Gavia lo recupera realizando una fuerte inversión económica respetando en todo momento la idea original se su fundador.

Ese fue el pistoletazo  de salida para que el café más representativo y prestigioso de la ciudad se convirtiese también en un lugar de referencia gastronómica y cultural.
Por sus altos techos y espaciosas paredes tienen el privilegio de exponerse fotografías, conciertos musicales en sus noches culturales, pasarelas de moda, exposiciones de libros... Una apuesta por la cultura en todas sus variedades y estilos.

image_4
A su iluminación natural se le une un mosaico de luces adaptado tanto para el día como por la noche, encontrándonos con un ambiente idóneo para poder disfrutar de un cóctel en pleno centro.  Tal es así que debido a la multiforme variedad de opciones podemos encontrarnos diferentes generaciones pues es capaz de albergar a jóvenes a primera hora la noche y público de mediana edad para sus desayunos, meriendas y noche.

Tras la nueva apertura, se ha sido capaz de recuperar este centro cultural de la ciudad de Gijón, pero también se ha modernizado su amplia  oferta gastronómica focalizada más en la caza en los meses de frío e invierno, y de bonito y marisco para los meses de verano.

 

Una carta de altura donde el cliente se puede perder en las más altas cotas gastronómicas comenzando por degustar unos llamativos langostinos thay, coloridos y alegres, con una cobertura de pasta filo, con recuerdos a la textura del hojaldre, relleno de ajo puerro y salsa picante. De obligada degustación estando en Asturias es probar la deliciosa carne de sus deliciosos centollos y oricios en forma de croqueta, o la textura ligera, cremosa y sabrosa al paladar.

A modo de entrante resaltar sus vistosos canelones con la intensidad y aroma del salmón de Alaska, ricota y una crema verde de albahaca.

Mención especial requieren  su listado de arroces cremosos entre los que destaca el arroz meloso de carabineros con su carpaccio donde se entremezclan el picor y el sabor atrayente del carabinero, incapaz de dejar indiferente al más exquisito paladar.


Caso semejante  ocurre con el arroz negro de chipirones y crema de alioli donde su densidad y aroma picante rodean a la boca tras su ingesta. Arroces sabrosos capaces de sacar el mejor partido a los ingredientes que lo condimentan.

 

Para los amantes del buen pescado y siendo temporada de verano, el bonito con te roja y un caviar de berenjena resulta  la combinación suave e  ideal sumergirse en las profundas aguas del cantábrico. Un pescado de primera a manos de un chef capaz de tratar su materia prima con el mayor recelo.

image_5


En su sección de carnes, además del típico cachopo de solomillo de ternera asturiana con jamón ibérico y queso,  destacar una nueva incorporación a su carta veraniega con la paletilla de cochinillo con crema de cacahuete y yogurt.

Sus postres caseros son un homenaje a algunos de los productos asturianos más característicos, contando con su torrija caramelizada, horchata, y leche merengada así como su incorporación de tarta de queso afuega l’pitu roxu pipa y pera.

image_6

Restaurante Dindurra: desayunos, comidas, meriendas, cenas y eventos en un lugar de excelencia en el comedor general y en la sala platea con excelentes panorámicas a su paseo de Begoña: un lugar incomparable para degustar no solo una comida tradicional asturiana respetando platos como la fabada, quesos tineo, sino un lugar para comida de vanguardia que ha sabido colocar a este emblema histórico de la ciudad asturiana como un lugar pionero a la vanguardia  de la más alta calidad de cocina española.

http://dindurra.es

https://www.instagram.com/cafedindurra/?hl=es

https://www.facebook.com/cafedindurra/