El color de los alimentos tiene mucho que ver con sus diferentes propiedades especiales. A continuación analizamos las diferentes propiedades de los alimentos naturales según sus colores, así como por qué cuentan con estas propiedades distintas según su tonalidad o color.

Propiedades especiales de los alimentos según su color

Quizá no lo sabías, pero resulta interesante conocer que los alimentos tienen propiedades sanas diferentes según su color. De esta manera, además de ayudarnos a nivel mental a mejorar nuestro estado de salud y fomentar nuestro apetito con las propiedades de sus diferentes colores, también pueden ayudarnos con los nutrientes y sustancias que incorporan a mejorar la salud de nuestro organismo. Por supuesto, hablamos de los alimentos naturales, y no de los ultraprocesados que incluyen colorantes para tomar una tonalidad u otra. Los encargados de aportar color a los alimentos naturales son los fitonutrientes o compuestos fitoquímicos.

En muchas ocasiones, los alimentos nos resultan atractivos a la vista por los colores que incluyen, ya que los colores influyen en nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, los tonos verdes, azules y morados nos aportan paz, serenidad y calma a la hora de alimentarnos, mientras las naranjas, rojos y amarillos nos aportan calor, vitalidad, optimismo y energía.

El color blanco nos aporta pureza y nos ayuda a limpiarnos, pero, además de lo que nos transmite por la vista, el color de los alimentos supone que estos incorporan unas ciertas propiedades. Estos pigmentos presentes en los alimentos que les dan sus colores característicos cuentan con muchos beneficios para nuestra salud que te presentamos a continuación.

De esta manera, como nos han explicado los profesionales de https://alimentoswiki.com/, quienes conocen mejor que nadie todas las propiedades beneficiosas que los diferentes tipos de alimentos pueden aportar a tu salud, los alimentos de color blanco de forma natural, son los que incorporan alicina. Este compuesto está presente por ejemplo en los melones, en las peras, en las chirimoyas, en la cebolla, en el ajo, en las coliflores o en los champiñones. Entre sus principales beneficios, estos alimentos blancos son perfectos para equilibrar la tensión y prevenir la diabetes, para reducir el colesterol malo y para combatir los hongos y las bacterias.

También previenen infecciones, y son buenos como antibióticos naturales. Del mismo modo, estos alimentos también suelen aportar una buena parte de fósforo, magnesio y potasio de manera natural.

Por otro lado, encontramos los alimentos de color rojo. Estos alimentos incorporan licopenos y antocianina, que son un carotenoide y un bioflavonoide. Pueden encontrarse en alimentos de color rojo como las fresas o las cerezas, así como también en los rábanos o en los tomates. Son alimentos beneficiosos para cuidar la memoria, la salud cardiovascular y el sistema urinario. Incorporan además propiedades antioxidantes, muy interesantes en la lucha contra los radicales libres, y también aportan potasio, vitamina A y permiten regular el colesterol.

Por su parte, los alimentos naranjas y amarillos son ricos en betacarotenos. Estos carotenoides son los encargados de aportar estos pigmentos a los alimentos, y pueden encontrarse en naranjas, mandarinas, zanahorias, mango, melocotones o plátanos. Además son alimentos ricos en vitaminas A, B y C, y también en zeaxantina y luteína.

Estos alimentos ayudan a reforzar el sistema inmunitario, a proteger la visión, a mejorar la memoria y a protegerte de los rayos del sol mientras te ayudan a broncearte de manera más segura. También son muy buenos para combatir el envejecimiento celular y son ricos en potasio y en luteína.

Los alimentos de color morado y azul incorporan antocianina en su composición. Ésta es la encargada de aportar este pigmento entre rojo y azulado a los alimentos, y aporta beneficios como la prevención del envejecimiento celular, el cuidado de la presión arterial y el cuidado del corazón. Puede encontrarse en frutas moradas y azules como los arándanos, las moras, las ciruelas, las uvas o verduras como las berenjenas. También son alimentos antioxidantes, antiinflamatorios, diuréticos, bajos en grasa y te ayudarán a regular de forma natural el tránsito intestinal.

Del mismo modo, los alimentos de color verde son clave dentro de una alimentación saludable. Incorporan ácido fólico, luteína e isoflavonoides. Como hemos podido revisar en diferentes artículos de distintos alimentos del espacio profesional especializado en propiedades https://propiedadespedia.com/, dónde puedes contrastar las propiedades de muchos alimentos, frutas, verduras, plantas y diferentes alimentos naturales, los alimentos de color verde son alimentos buenos para aliviar la ansiedad, para equilibrar el sistema hormonal y para disminuir al máximo el riesgo de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama, de ovario o de próstata. Del mismo modo, también son alimentos muy interesantes para cuidar el sistema cardiovascular.

Entre las mejores opciones de alimentos verdes encontramos las acelgas, el brócoli, la alcachofa, las espinacas o el pepino. Además, también incorporan clorofila, una sustancia que te puede ayudar a prevenir diferentes enfermedades, sobre todo si la consumes en crudo. Estos alimentos también protegen contra el daño oxidativo en las células y cuentan con propiedades depurativas.