El Hospital Universitario de La Princesa dispone de una consulta de enfermería de práctica avanzada para el paciente con enfermedad renal crónica, que realiza anualmente cerca de 1500 intervenciones con este tipo de pacientes. La enfermera que lleva a cabo esta labor junto con un especialista en nefrología y eventualmente un nutricionista, forman la Unidad de Enfermedad Renal Crónica Avanzada existente en el centro y adscrita al servicio de Nefrología. La enfermedad renal crónica (ERC) es el deterioro gradual e irreversible de la función renal y  afecta aproximadamente al 10% de la población adulta española y a más del 20% de los mayores de 60 años. La prevalencia en sus fases más avanzadas y concretamente aquellas que requieren tratamiento renal sustitutivo, ha crecido en España en la última década casi un 30%, según los datos presentados por la Sociedad Española de Nefrología en el informe “La Enfermedad Renal Crónica (ERC) en España 2022”.

La Unidad de Enfermedad Renal Crónica Avanzada del Hospital Universitario de La Princesa atiende actualmente a 358 pacientes con ERCA, cuya media de edad de 71 años. Estos pacientes presentan un estado avanzado de su enfermedad y requieren una atención continuada e integral por el equipo multidisciplinar, en el que juega un papel determinante la enfermera de práctica avanzada. De las 1500 intervenciones realizadas por esta profesional, un tercio (510) corresponden a visitas en las que informa al paciente de ERCA sobre las dos opciones que existen para realizar la terapia renal sustitutiva, bien en domicilio o en el hospital. Los datos disponibles en el centro madrileño correspondientes al año 2021, muestran que la modalidad inicial elegida por los pacientes fue la hemodiálisis en el centro hospitalario en un 56.4%, siendo las terapias en domicilio, la segunda de las opciones con un 38.4% .

Otras actuaciones de enfermería en esta consulta, se corresponden con revisiones de seguimiento, adiestramiento en  la administración de determinados medicamentos, consejo y educación en lo relativo a alimentación y dietas, realización de analíticas de urgencia, curas de accesos vasculares, consultas telefónicas a demanda y programadas, consultas telemáticas con profesionales de Atención Primaria, incorporando este año como novedad las videoconsultas.

El aumento de los conocimientos del paciente sobre su enfermedad, la identificación de los déficits de autocuidados, el objetivo una correcta adherencia al tratamiento, así como el fomento de su autonomía, son algunas de las cuestiones más trabajadas en esta consulta de enfermería especializada. 

En la actualidad se hace imprescindible un cambio de paradigma en la atención o en el cuidado a las personas con ERC, centrado fundamentalmente en fomentar la prevención y adaptación a los cambios que conlleva la patología en todas sus fases, así como promover la autonomía a través de los autocuidados, con la finalidad de mantener una óptima calidad de vida.