Durante todo el tiempo que llevamos de “pandemia” acostumbramos a nuestros hijos a una rutina en casa. Han entendido que sus hogares son el lugar más seguro de todo el panorama al que tuvieron que acoplarse por el bien a su comunidad, a su familia y para ellos. Constantemente nos escucharon mencionarles que siguieran las medidas sanitarias para evitar un contagio y también  enfatizamos en que, si no seguían dichas medidas, ellos pueden ser un foco de contagio.

Tal vez pocas veces les dimos el tiempo necesario y no condicionado para escuchar sus preocupaciones alrededor del tema,  otras veces respondimos a sus inquietudes o preocupaciones desde nuestros miedos e incertidumbre por lo que nosotros vivimos y desde nuestra percepción de adultos. Después de alimentar a los pequeños con toda esta información, el regreso a clases podría llegar a ser una situación difícil. Por lo que abordaremos un poco cómo podrás ayudar a tus hijos al regreso a clases, además de la ayuda de un especialista.

El miedo al regreso a clases

Ante una nueva readaptación, es muy normal que los niños se sientan vulnerables o responsables de contagiarse o contagiar a sus familiares. Esas percepciones pueden generar en ellos culpa y actitudes de aislamiento o renuencia a readaptarse y convivir en la escuela.

Entrar nuevamente a la escuela será un gran reto ya que tendrán que convivir y socializar con sus pares y nuevos adultos. Para ellos esto será salir de una zona de confort y entrar en una zona de pánico, por supuesto que cada familia y cada niño tienen sus herramientas para poder enfrentarse a dicha zona y poder salir a la zona de aprendizaje. Para los niños que llegaron a sufrir violencia durante su tiempo en casa en la pandemia, es común que se les percibe con baja autoestima, autoconcepto o autoimagen bajos. Por lo cual se pueden observar más aislados, con mayores índices de agresividad, ansiedad, depresión, entre otras sintomatologías en ambientes escolares.

 

Ahora bien, la ansiedad  es parte de los mecanismos básicos de supervivencia y aparece como una respuesta a varias situaciones de nuestro entorno que se perciben como amenazantes, nuevas o repentinas. Cuando se ve alterado el mecanismo da como resultado respuestas desadaptativas y disfuncionales, generando algún trastorno de ansiedad,  con síntomas desproporcionados y persistentes que llegan a afectar o incapacitar varias esferas de la vida.

En etapas escolares, cuando los niños presentan síntomas de ansiedad, experimentan preocupaciones excesivas a temas o situaciones con ideas irracionales y extremas, dificultad para respirar, temblores, tensión en los músculos, miedo, irritabilidad, inquietud, dificultad para concentrarse, problemas para dormir o durante el sueño, cansancio, dolor de cabeza o de estómago, entre otros. Pero es importante recordar que el nerviosismo y la ansiedad no son lo mismo. La intensidad de los nervios es mucho más baja y se presenta en situaciones cotidianas, que no generan peligro y los síntomas se presentan con una reacción más ligera; por lo general, cuando la sensación de “nerviosismo”, disminuyen o finaliza cuando la situación o el evento termina.

 

Consejos para el regreso a clases

La comunicación es la clave para que los hijos puedan sentirse mejor, reducir la ansiedad o prevenirla. Ser claros y directos con ellos, así como estar abiertos a cualquier tema que quieran platicar es esencial. En caso de que no sepas qué respuesta darles, acercarte con un especialista para que pueda ayudarte a responder las dudas o inquietudes que tengan.

  • Toma en cuenta que la comunicación se basa en mensajes verbales y no verbales. Pon atención en que estos dos mensajes sean similares, es decir, si le quieres transmitir a tus hijos un mensaje de calma y seguridad, los gestos y cuerpo, así como el tono de voz deben ayudarte a transmitirlo.
  • Di la verdad y no inventes un panorama en donde no tienes la certeza de lo que pueda ocurrir. Hacer lo contrario podría generar desconfianza del menor hacia ti.
  • Ayúdalo a que sea un regreso de forma gradual, para que le permitas mayor seguridad, familiarizarse con la nueva rutina, empezar a convivir con pocas personas o algunos de sus pares, la intención es brindar tranquilidad.
  • Brinda la oportunidad a los niños de hablar con otros menores de edad, que pregunten sus inquietudes, lo que han sentido, cómo han afrontado la situación, etcétera. Tener la confianza en otro par, les puede otorgar mayor seguridad y poner en práctica habilidades socioemocionales, aparte de que se ha observado que en niños que se les permite hacerlo aminoran síntomas de ansiedad o miedo.
  • Muestrales situaciones propias de la escuela, por ejemplo, que se pongan sus uniformes, que elijan su lunch y que lo pongan dentro de la lonchera, aunque lo desayunen en casa. Puedes hacer que tomen sus tiempos de descanso como “recreo”, que tengan una buena rutina e higiene en el sueño. Esto puede ayudar a disminuir la ansiedad del regreso a clases.
  • Se observador o perceptivo con tus hijos, puede ayudar a anticipar conductas o detectar síntomas que puedan perjudicarles en el regreso a clases. Puedes comunicarles lo que observas en ellos, sin juicios o etiquetas, validando cada emoción y cada idea por más absurda que parezca, favoreciendo el afecto, la pertenencia y la comunicación.

Debes ser claro con ellos en que habrá cosas que se puedan controlar, como utilizar de forma adecuada el cubrebocas, lavarse bien las manos, cuidar sus pertenencias, entre otras. Pero también deben saber que habrá otras situaciones que ellos no podrán controlar. Recuerda que siempre puedes adquirir la ayuda de un especialista, no estás solo en este proceso.

Agradecemos la colaboración de Diana Benhumea Rojas, psicoterapeuta, quién compartió y verificó la información para el desarrollo de este artículo. Es egresada de la Maestría en Psicoterapia Familiar Sistémica de la Universidad del Valle de México. Se especializa en psicoterapia de pareja y familia, psicoterapia infantil, psicoterapia individual, evaluación psicodiagnóstico e intervención a infantes, adolescentes y adultos con diversas sintomatologías.

 

Referencias:

  1. (s. a.), (s. f.). GUÍA PARA PADRES: PREPARACIÓN INGRESO A CLASES PRESENCIALES. 23/10/2021, de Bienestar Educación Parvularia Sitio web: file:///C:/Users/DIANA/AppData/Local/Packages/microsoft.windowscommunicationsapps_8wekyb3d8bbwe/LocalState/Files/S0/1/Attachments/guia-para-padres-retorno[3558].pdf
  2. Cárdenas, E. M., Feria, M., Palacios, L., De la Peña, F. (2010). http://inprf-cd.gob.mx/guiasclinicas/trastornos_de_ansiedad. 25/10/2021, de http://inprf-cd.gob.mx/guiasclinicas/trastornos_de_ansiedad.pdf Sitio web: http://inprf-cd.gob.mx/guiasclinicas/trastornos_de_ansiedad.pdf
  3. Delgado, P. (2020). ¿Cómo evitar el trastorno de ansiedad por separación en los niños este regreso a clases? 25/10/2021, de Tecnológico de Monterrey- Observatorio Sitio web: https://observatorio.tec.mx/edu-news/trastorno-de-ansiedad-por-separacion-cuarentena