El vocabulario gastronómico se amplia y va cambiando permanentemente.
Gastrofísica, este término linguístico ya forma parte de nuestros hábitos alimenticios, estudia la interacción entre alimentos, con la finalidad de analizar todos los matices para la mejor percepción de los sabores.
Es algo así como "una cita íntima entre el aparato digestivo y el cerebro".
 
La comida no es sólo alimentarse, es una experiencia multisensorial.
 
La gastrofísica está calificada como "ciencia" de la comida, nos ayuda a entender como comemos. Los cinco sentidos juegan un papel fundamental, debemos disfrutar de ellos.
Importante es la estimulación de la garganta y el paladar.
El placer, cualquier tipo de placer radica en la mente.
También influyen los agentes externos, por ejemplo el color de los manteles, la vajilla, la luz, la compañía...
Está comprobado que si se toma una copa de vino bajo una luz roja, el vino parece más dulce que bajo una luz blanca.

La comida también tiene voz, su idioma se denomina biogastronomía. La cultura en torno a la gastronomía ha avanzado mucho. La piedra angular son los cinco sabores básicos: dulce, salado, amargo, ácido y umami. 

Umami se puede traducir como sabroso. Este sabor fue descubierto en 1908 por un profesor de química de la Universidad Imperial de Tokio, llamado, Kikume Ikeda.
Aunque para nosotros es relativamente reciente, en la antigua Roma ya era conocido, donde se utilizaba el Garum, una salsa de pescado fermentado en cuya composición está "umami".

Actualmente las algas están muy presentes en la cocina española. Es alimento básico de la gastronomía japonesa, se las asocia con el sabor Umami.

Otras culturas orientales, especialmente La India suma algunos más: adiposo, starchy, picante, astrigente.
Los alimentos astrigentes son aquellos que en la boca dejan una sensación de intensa sequedad, como arenosa, es así porque son ricos en taninos: granada, te, membrillo, caqui, arándanos, nísperos, las manzanas ácidas como las granny smith, el plátano verde.
Todos ellos son aptos para combatir la diarrea.

La biogastronomía se aplica, porque es bastante eficaz y beneficia, a personas con enfermedades digestivas, problemas de conducta alimentaria y trastornos alimentarios.

La temporada estival invita a sumergirse en la lectura, en torno al tema de la biogastronomía, tratados y estudios para conocer como evoluciona la gastronomía, es fundamental leer el estudio publicado en la revista "Neurogastroenterology & Motility".

También, La "Fisiología del gusto", de Jean-Anthelme Brillant-Savarin, inaugura la literatura gastronómica y la gastronomía como "ciencia" a finales del siglo XlX, se puede encontrar en la editorial Trea.

Ahora también en nuestras cocinas está de máxima actualidad la microgastronomía: tartaleta de micro verduras con quinoa y crema de albahaca.
Tarteleta de pimientos rojos con menta.
Tartaleta de remolacha con orégano.
En restauración esta propuesta está viva, consiste en hacer pruebas con la materia prima hasta encontrar la mezcla óptima, sobre todo de texturas. Es un bocado, un capricho...

Comer es un estimulante viaje culinario que emprende el comensal a las entrañas del sabor.

Otra modalidad que cada vez se consolida más es: La cocina aromática. Cocinar siguiendo la ciencia de las armonías. Nos ayuda a abrir la mente y comprobar que hasta las combinaciones más extrañas pueden dar buen resultado, como los espárragos verdes a la parrilla con chocolate negro.
Este proyecto ofrece un maridaje ideado para un cliente cada día más exigente.
 
Es necesario llevar un orden en las comidas. Regulación en la alimentación para que el organismo se autoregule. A veces comer entre horas y no hacerlo de forma adecuada no es recomendable, menos aún si se está haciendo dieta. Para estas ocasiones se aconseja tomar cebolletas y pepinillos "en vinagre", por este motivo mantienen intactas todas sus propiedades, además contribuyen a activar el metabolismo y ayudan a mantener libre de residuos el organismo.
Las cebolletas tienen gran aporte de fósforo, calcio, magnésio y antioxidantes.
Los pepinillos son ricos en vitamina C.

En cualquier época, y en esta más, el tomate es un producto que tiene buena acogida. Se han estudiado más de 725 especies.
Según la FAO, en el mundo se producen cada año más de 182.000 millones de kilos de tomate. Siete de cada diez tomates que se producen en la Unión Europea proceden de España e italia.
Algunas formas de prepararlo: Tomate con pimienta y romero.
Tomate con albahaca y aceite aromatizado de jamón
Prevenir y curar desde la alimentación. El té verde presenta numerosos beneficios, debido a la cantidad de antioxidantes que contiene protege del sol y combate problemas de la piel.
Si se toma con regularidad hará que aumente el metabolismo y será posible la pérdida de peso.
Batidos para mantener el peso o adelgazar, nutren y depuran: plátano, avena y almendras.
Plátano, avena y manzana.
 
Insistiendo en la importancia de las verduras, hortalizas y frutas. Algunas recetas sencillas y deliciosas a base de lombarda.
Crema de lombarda con gambas. Lombarda a la marinera. Lombarda con frutos secos y manzana. Lombarda salteada con gambas y orégano. Trinxat de lombarda y patata. Lombarda con sofrito de puerro y tomillo.

Otras recetas para contrarrestar el calor: huevos a la flamenca, pastel de hortalizas, flan de patata y brócoli.

Algunas sugerencias para postre: Piña con caramelo. Melón con yogurt (favorece la mezcla los de sabor ácido, limón, naranja, fresa, kiwi). Ciruelas rojas con zumo de naranja. Mango con fresas y canela. Brocheta de plátano y kiwi con azúcar glass y ralladura de naranja.
 
"Nuestros cuerpos son nuestros jardines, nuestras voluntades son nuestros jardineros. ( William Shakespeare).
Captura_de_pantalla_2020-09-17_a_las_17.13.28