A joderse y aguantarse, por si alguien no pilló el modismo, que todo es posible. Y no digas que fue un sueño. En absoluto fue un virus, el Sars- Cov-2, que continúa al día de hoy sin aislarse ni purificarse ni secuenciarse genéticamente. No digas que este virus desencadena una enfermedad bautizada como covid-19, no lo digas, tampoco digas que fue un sueño (Kavafis &Moix), no aceptes vanas esperanzas. Puedes decir que no fue un sueño, pero sí pesadilla que parece no concluir, tú también, como el vate griego, puedes decir que Alejandría se aleja, yo también huí de ella, y dile adiós, a la Alejandría que pierdes, que todos fuimos perdiendo durante estos meses ( de horror) pasados.

Los médicos, hoy, matan y mucho

Y te encontrarás que la gente muere, que mortal carne somos, afortunadamente, un día mortales fuimos, buena cosa. Y si sospechas que ni nuevo coronavirus ni enfermedad nueva, si posees razonables dudas, pelea, lucha, combate, sobre todo no te engañes, no digas que fue un sueño, que se engañó tu oído o mintieron tus ojos. Y si los muertos murieron, obvio, sus causas tal vez resulten perfectamente distinguibles. Escucha con emoción, mas no con los ruegos y lamentos de los cobardes, como postrero placer los sones, los maravillosos instrumentos del cortejo misterioso y - reitero, agotador- no digas que fue un sueño.

¿Y la causa más probable? Alguna vez lo hablamos, ya que estás en vigilia te lo recuerdo. Iatrogenia.  Iatrogénico, daño a la salud de una persona, causado o provocado por un acto médico voluntario o  involuntario. Se deriva del vocablo  - siempre la eterna Grecia- iatro-génesis que tiene por significado literal "provocado por el médico o sanador" (en griego iatros,  médico y génesis, crear o generar). Los "esenciales" matan. Y mucho. Cobardísimos, la inmensa mayoría. También, criminales. Y, otra vez, no digas que fue un sueño. Aplaudiéndoles, fiel y servil infantería, perfectos zombis palmeros, ocho de la tarde. No digas que lo soñaste.

Medicamentos contra la "covid-19", inútiles y mortíferos

Primera causa de muerte en el orbe occidental, la iatrogenia hizo su agosto en pleno abril. Y lo sigue haciendo. Te recuerdo algunas drogas enchufadas durante aquellos días. Remdesivir. Lopinavir/ Ritonavir Accord. Tocilizumab. Sarilumab. Cloroquina e hidroxicloroquina. Interferón Beta-1B. O Interferón Alfa-2B. Y, sin ánimo de aburrir, tropelía de tropelías, el Darunavir en los geriátricos catalanes.  Grosso modo, "tratamientos" y "terapias" sugeridos por la autoridades sanitarias españolas. Ineficaces, lo mejor que se puede decir de ellos. Reconocidísima toxicidad en casi todos ellos. Efectos adversos, atroces. Y, claro, no te hablé, ya lo hice en otros instantes, de las "sedaciones" a gogó con morfina. Y, por supuesto, la letalidad de los respiradores cuando se utilizan con ciertos y delicadísimos pacientes.

Pues ya lo ves, como preparado desde tiempo atrás, como valiente, como te corresponde a ti que de Alejandría fuiste digno, acércate resueltamente a la verdad, al menos huye de la mentira oficial. Aunque apetezcas pleitear, perdido estás. FARMAFIA (y toda el gang médico, en general), magníficamente blindada. Si procuras establecer cierta causalidad entre ciertos tratamientos y ciertas defunciones, pierde toda esperanza. O si enfermas por el bozal, el dantesco infierno deviene tu aciago sino. Y si la vacuna futura (o cualquiera presente) jode (aún más) tu salud, nada que hacer. Nauseabundo, cierto, pero doy por hecho que ya te creció la corbata y alguna cana  tienes en los huevos. Madurez, se suele llamar.

Lee, con atención, lo siguiente

Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. Art. 24.5. "La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios podrá autorizar temporalmente la distribución de medicamentos no autorizados, en respuesta a la propagación supuesta o confirmada de un agente patógeno o químico, toxina o radiación nuclear capaz de causar daños. En estas circunstancias, si se hubiere recomendado o impuesto por la autoridad competente el uso de medicamentos en indicaciones no autorizadas o de medicamentos no autorizados, los titulares de la autorización y demás profesionales que intervengan en el proceso estarían exentos de responsabilidad civil o administrativa por todas las consecuencias derivadas de la utilización del medicamento, salvo por los daños causados por productos defectuosos”.

Pues ya ves, tu suerte que ya declina, tus obras que fracasaron, los planes de tu vida que resultaron todos ilusiones, no llores inútilmente. La vaina lleva así desde hace varias décadas. Libertad, salud, tiempo, dinero, amor. Decenios expoliados. Y no digas que fue un sueño. En fin.