Existe mucha información confusa acerca de las semillas de cáñamo porque se suele comparar con otras variedades de cannabinoides. Sin embargo, las semillas de cáñamo, dentro de una dieta balanceada y variada, son generadoras de salud y bienestar. En este artículo, te contamos todo lo que necesitas saber acerca de ellas.

¿Las semillas de cáñamo son una droga?

Sin duda, es la duda más frecuente acerca de este tipo de semillas. Si bien es cierto que las semillas de cannabis están obviamente relacionadas con la planta de marihuana, sus componentes químicos son bien distintos y no son consideradas una droga. De hecho, su venta es completamente legal.

Son totalmente seguras y no provocan ningún síntoma alucinógeno porque su contenido en TCH es nulo. Este compuesto empieza a generarse tras la germinación de la semilla, pudiendo llegar a alcanzar una planta de marihuana desarrollada hasta el 30% de contenido en THC. Pero mientras la semilla se encuentra en su estado inicial, no lo contiene.

¿Las semillas de cáñamo son beneficiosas para la salud?

¡Totalmente! Estas semillas se han utilizado desde la antigüedad para promover el bienestar humano y combatir algunas enfermedades. Los beneficios del cáñamo se deben a su increíble perfil nutricional, ya que es una fuente de vitaminas, minerales, antioxidantes y ácidos grasos saludables.

Diversos estudios científicos realizados sobre ciertas familias de semillas como, por ejemplo, Sensiseeds han afirmado que los antioxidantes de las semillas de cáñamo cuentan con cualidades antinflamatorias que promueven la salud cardiovascular y cerebral.

Además, su contenido en antioxidantes mantiene las células saludables y las protege de los radicales libres, principales causantes del daño oxidativo.

El perfil nutricional de las semillas de cáñamo

El perfil nutricional de las semillas de cáñamo es, sin duda, una de sus principales ventajas. Estas semillas cuentan con compuestos vegetales bioactivos con cualidades antioxidantes que protegen al organismo.

Asimismo, las semillas son fuente de proteína vegetal, aportando -en su totalidad- algunos aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede sintetizar por sí mismo. Cabe destacar que estas semillas contienen abundante arginina y aminoácidos azufrados que benefician la salud cardiovascular.

Las semillas de cáñamo también contienen omega-3 y omega-6 que son indispensables para combatir los procesos inflamatorios y estimular la función cerebral.

Sin embargo, no son los únicos ácidos que aportan estas semillas, sino que también es fuente de ácidos grasos gamma estearidonico y linoleico.

Por otra parte, encontramos minerales esenciales en las semillas de cáñamo, tal como el hierro, calcio, magnesio, fosforo y zinc. Esta combinación es ideal para cuidar los huesos, estimular el sistema inmunitario y mejorar el estado de ánimo.

Formas de uso y cómo incluirlo en la dieta

Debido a su riqueza nutricional, muchas personas incluyen las semillas de cáñamo en la dieta diaria. Estas semillas se pueden comer enteras o molidas, depende de las necesidades y el gusto de cada persona.

Cuando están molidas o trituradas, son mucho más sencillas de incorporar en todo tipo de comidas como ensaladas, sopas, carnes, etc. Tan solo se espolvorean por encima para dar un sabor agradable y aportar los nutrientes esenciales al organismo.

Las semillas peladas son muy usadas en ensaladas porque aportan proteína y un sabor característico delicioso. Lo más usual es su consumo sin cascara porque esta es muy dura y no tiene una fácil digestión.

¿Pueden ingerirlas los niños y adolescentes?

Sí, las semillas de cáñamo pueden ser ingeridas por niños y adolescentes. Son totalmente seguras y su contenido en hierro es vital para prevenir anemias. Además, el magnesio y el fosforo estimula el crecimiento óseo y la función cognitiva.

¿Está contraindicado en mujeres embarazadas?

No, al contrario. Se recomienda que las mujeres en periodo de gestación consuman semillas para prevenir anemias y estimular el óptimo crecimiento del feto.

Su contenido en antioxidantes también es muy importante para combatir el daño oxidativo y evitar que éste pueda provocar problemas en el embarazo.

¿Puede ingerirse en la vejez?

Por supuesto. De hecho, las semillas de cáñamo tienen excelentes beneficios sobre las mujeres menopaúsicas. Sus fitoestrógenos ayudan a suavizar los síntomas y efectos relacionados con la menopausia como los golpes de calor, la depresión, etc.

Su contenido en nutrientes también es clave para prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares o neurodegenerativas que aparecen en personas de edad avanzada.