La ansiedad, esa horrible sensación que sobreviene durante y después de un día particularmente duro. Muchas veces, aparece porque sí y no tiene una causa determinada. Normalmente, está asociada al estrés laboral o lo que los psicólogos denominan "empacho de futuro", en detrimento de la melancolía, que sería "empacho de pasado". La ansiedad ya supera en España a la depresión como trastorno más nombrado.

¿Es posible disminuir la ansiedad? La respuesta es sí. Cada uno de nosotros tenemos adecuadas estrategias a nuestro alcance que podemos aprender, entrenar y aplicar en el día a día.

Por otro lado, cabe señalar un aspecto esencial: a la hora de prevenir y atenuar el impacto de esta condición psicológica no hay estrategias que nos sirvan a todos por igual.

Cada persona debe descubrir qué mecanismos le funcionan mejor. Por ello, es conveniente recordar que en caso de que nuestro estado de ansiedad nos supere en algún momento, es recomendable contar con consejo profesional experto.

Asimismo, cabe recordar que nuestra finalidad debe ser la de usar la ansiedad a nuestro favor y nunca en contra nuestra. Debemos canalizar esa energía y esa activación para que actúe como poderoso activador, nunca como ese monstruo adverso que nos quita la salud.

Cambios en la alimentación

Llevar una dieta saludable te hará sentir mejor tanto a nivel físico como mental. Darnos la oportunidad de incluir en nuestra dieta alimentos ricos en vitaminas y nutrientes que favorezcan un adecuado estado de ánimo puede servirnos de ayuda.

  • Frutas como los frutos rojos, los cítricos, las papayas y los plátanos son ideales para nuestra salud y bienestar mental.
  • Incluye todos aquellos alimentos ricos en omega 3, básicos para la salud cerebral.
  • No dudes tampoco en incluir en tu día a día alimentos ricos en magnesio (almendras, chocolate negro…)
  • Los granos enteros son también ideales en estos casos. No dudes asimismo, en desayunar cada día un tazón de avena, 

Evita las comidas altas en grasa, los alimentos procesados y con mucha azúcar. Recuerda que si alimentas bien tu cuerpo también nutres bien tu cerebro.

Ejercicio físico

Es recomendable por tanto dedicar al menos una hora al día a realizar algún tipo de actividad de este tipo como puede ser el baile, la natación, el tenis, saltar a la comba…

Escribe un diario

Nadie te conoce mejor que tú mismo. Llevar un diario es una manera genial de seguir tu estado de ánimo, tus niveles de estrés y ansiedad.

Muchas personas encuentran que el anotar sus problemas les permite identificarlos con mayor facilidad y, en consecuencia, poder tratarlos con más rapidez.