Toda España puede rencontrarse con sus seres queridos. Ya desde la fase 1 se permiten las codiciadas reuniones familiares o sociales entre personas de la misma provincia, pero puede ser un foco de contagio si no se toman las precauciones necesarias.

La primera recomendación es aguantar las ganas irrefrenables de abrazar o besar. En cualquier caso, Miguel Ángel Royo, epidemiólogo Sociedad Española de Epidemiología, ha explicado que hay menor riesgo en darse un abrazo con mascarilla y habiéndose lavado las manos que sin haberlo hecho previamente.

Regla de las tres 'C'

Una vez que nos hemos lavado las manos, se debe mantener una distancia de seguridad y estar siempre con mascarilla.

Se debe seguir también la regla de las tres 'C': evitar lugares cerrados, concurridos y los contactos cercanos, como las conversaciones a muy poca distancia.

Incumplir tan solo una de estas 'C' aumenta el riesgo de transmisión. Según ha explicado el epidemiólogo Miguel Ángel Royo, incumplir las tres a la vez puede producir un alto riesgo de transmisión.

Si no es posible reunirnos al aire libre, debemos escoger un interior bien ventilado, en un lugar en el que se pueda guardar la distancia de seguridad.

Además, no se debe compartir comida ni objetos. Otro elemento muy importante es la forma en la que nos expresamos: hablar en un tono de voz elevado puede provocar la emisión de gotas. Así, según Miguel Ángel Royo, hablar en un tono más bajo reduce la expulsión de gotas.

No compartir platos ni objetos

En la práctica, tendríamos que servir los platos comunes, como la ensalada, en cada plato, sin compartir cubiertos de servir. Tampoco debe compartirse el salero, ni la aceitera. Y el vino o el agua lo debe servir siempre la misma persona para que no toque la botella múltiples personas que posteriormente podrían tocarse la cara o la boca.

¿Mascarillas en casa?

Durante la comida no puede portarse la mascarilla, pero después debería volverse a poner. En el caso de que en la reunión haya niños pequeños se les puede proponer juegos sin contacto, como el escondite.

En el caso de que no soporten la mascarilla, el doctor Miguel Ángel Royo insta a "asegurarnos que la usan en momentos de mucha interacción y el resto del tiempo liberarlos de esa obligación".

Debemos tener especial cuidado con las personas vulnerables y no juntarnos con personas que hayan pasado síntomas similares a los del coronavirus en al menos 14 días.