Las rosquillas tontas y listas, junto con las francesas y las de Santa Clara son de los más famosos productos gastronómicos tradicionales madrileños, que se acostumbra a consumir en el periodo que oscila entre el primero de mayo y el final de las fiestas de San Isidro.

Todas se componen de la misma base, diferenciándose unas de otras simplemente en su acabado final. Las rosquillas tontas no llevan ningún acabado, no van bañadas, de ahí su nombre. Las listas van bañadas con un azúcar fondant del color que se les quiera dar. Las de Santa Clara están recubiertas con un merengue seco, originalmente blanco. Finalmente, las francesas se acaban con un rebozando de granillo de almendra.

Receta de Rosquillas Tontas y Listas

rosquillas-tontas-san-isidro-1589401777

Ingredientes para 6 personas:

Harina, 250 gramos

Azúcar, 100 gramos

Huevo, 4 unidades

Levadura en polvo, 1/2 cucharadita

Anís, 1/2 taza

Anises, 1 cucharadita

Piel de limón, 1 unidad

Aceite de oliva, 6 cucharadas

Preparación:

rosquillas-listas-san-isidro-1589401501

Pon seis cucharadas de aceite en una sartén, acércalo al fuego y cuando comience a estar caliente, incorpora la cáscara de limón y déjala a fuego suave durante diez minutos. Retira la cáscara de limón y deséchala. Aparta la sartén del fuego y deja enfriar el aceite.

maxresdefault

A continuación, pon la cucharadita de anises en otra sartén y tuéstalos al fuego moviéndolos en el mortero y machacarlos hasta hacerlos polvo. Bate tres huevos con el azúcar hasta que estén espumosos, agrega el aceite frito, los anises, la copa de anís y la harina. Mezcla todo bien hasta obtener una masa homogénea.

receta-rosquillas-1_1

Aumenta un poco la cantidad de harina, si fuese necesario. Tapa el cuenco con un paño y deja reposar la masa una hora en el frigorífico o en un lugar fresco. Engrasa las manos con aceite y divide la masa en doce partes. Forma bolas con ellas, aplástalas un poco y haz un agujero en el centro para darles la forma de rosquillas.

699793

Seguidamente, engrasa la bandeja de horno y coloca las rosquillas de forma que queden separadas unas de otras. Bate el huevo restante y pincela las rosquillas con él. Calienta el horno y cuece las rosquillas a media potencia hasta que estén doradas por la parte superior (se pueden pincelar más de una vez).