Expertos internacionales liderados por Joan B. Soriano, médico epidemiólogo del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Princesa e investigador del CIBERES (Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Respiratorias) publicaron ayer en la revista 'Lancet Infectious Diseases', la de mayor impacto en enfermedades infecciosas, la primera definición de COVID Persistente. Esta definición es fruto de un proceso Delphi, dirigido desde Ginebra por el Comité COVID-19 de la OMS, en el que han participado 265 pacientes, sus cuidadores y especialistas de este nuevo trastorno que se estima puede afectar hasta a un 16% de las personas que superaron la COVID-19 aguda. El consenso de todos ellos ha determinado como definición que COVID Persistente es la condición que ocurre en individuos con antecedentes de infección probable o confirmada por SARS-CoV-2, generalmente 3 meses después del inicio, con síntomas que duran al menos 2 meses y no pueden explicarse con un diagnóstico alternativo. Los síntomas comunes incluyen, entre otros, fatiga, dificultad para respirar y disfunción cognitiva, y generalmente tienen un impacto en el funcionamiento diario. Los síntomas pueden ser de nueva aparición después de la recuperación inicial de un episodio agudo de COVID-19 o persistir desde la enfermedad inicial. Los síntomas también pueden fluctuar o recaer con el tiempo. El método Delphi es una técnica de comunicación estructurada, desarrollada como método sistemático e interactivo de consenso, combinando las opiniones de pacientes, sus clínicos, científicos básicos, gestores y otros expertos. Anteriormente Delphi se usó para obtener las primeras definiciones de Sida, síndrome post-UCI y otras enfermedades nuevas.

 “Esta es una definición de consenso, demasiado larga como descripción y quizás se requiera otra para los niños”, declara el Dr. Soriano, “pero es un primer paso en la buena dirección. Fueron siete meses intensos en Ginebra, pero un privilegio el poder participar en el desarrollo de esta iniciativa que incluía a pacientes, sus representantes y cuidadores, y colegas de Atención Primaria y de otras especialidades de España y otros 50 países”.

“No obstante”,  añade Soriano, “es probable que los umbrales de tiempo y las agrupaciones de síntomas cambien a medida que aumenta el conocimiento sobre esta nueva enfermedad y sus secuelas. Pero haber consensuado una primera definición, proporciona una base para los estudios clínicos y ensayos en curso, y una mejor exploración de sus mecanismos, factores de riesgo, y terapias".

Silvia Guerrero, paciente con COVID Persistente, coordinadora del grupo de investigación Long Covid ACTS y una de las afectadas que participó en las encuestas del metodo Delphi,  comenta “La enfermedad Long Covid ha movilizado a pacientes en todo el mundo, para impulsar el reconocimiento e investigación participativa de esta nueva entidad. La OMS ha reconocido la importancia de la participación de los pacientes y ha recomendado potenciar estas sinergias. Como pacientes hemos participado activamente en la elaboración del consenso Delphi del que ha derivado este artículo. Nos congratulamos de los avances que se han realizado en la definición de la enfermedad, a pesar de no coincidir completamente en la terminología, considerando más ajustado Long Covid. Esta primera definición, es indispensable para el avance en el conocimiento de esta nueva entidad.

Otra de las participantes en el panel de expertos de la OMS, la Dra Pilar Rodríguez-Ledo, médico de Atención Primaria de la ciudad de Lugo y co-autora de la guía de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) de COVID Persistente junto con otras 52 sociedades científicas y médicas, razona que: “Estamos asistiendo a un hecho inédito, fruto de un reto más en esta pandemia: la necesidad de consensuar la definición de una patología emergente, que precisa de la colaboración de todos aquellos que estamos implicados en su atención y que, a falta de evidencias, debe recurrir a este consenso Delphi para estandarizar unos mínimos que nos permitan avanzar en la asistencia prestada y en la tan necesaria investigación. Esta definición es un buen reflejo de una actuación basada en el consenso, la colaboración y la atención compartida que deben constituir las bases del abordaje de esta entidad, caminando juntos, afectados y profesionales, con el mismo objetivo de avanzar en pro de generar y difundir el conocimiento”.

Consulta Post-COVID y 700 pacientes en seguimiento

El servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Princesa, dirigido por el Dr. Julio Ancochea, consciente de las secuelas que la COVID-19 ocasiona, cuenta desde el mes de junio del año 2020 con una consulta denominada Consulta Post-COVID en la que se realiza el seguimiento periódico de más de 700 pacientes con secuelas de la enfermedad. Estos pacientes habían estado ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos  (UCI) o en la Unidad de Cuidados Respiratorios Intermedios (UCRI) y tuvieron que ser dados de alta con pauta de oxigenoterapaia respiratoria domiciliaria. Puede decirse que el 30% de ellos presenta COVID persistente.