La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, visitó ayer la nueva Sala de Hospitalización de Cuidados Paliativos del Hospital público Infantil Niño Jesús, destinada específicamente a pacientes pediátricos, así como el jardín anexo de 450 metros cuadrados pensado para los niños ingresados y sus familias.

“Se ha creado un verdadero hogar”, ha comenzado a explicar la presidenta, quien ha detallado que en este espacio se encuentran pacientes “que sufren procesos muy complejos”, desde niños que necesitan recibir asistencia en el propio hospital para controlar síntomas o mejorar los tratamientos, hasta los que la precisan en su domicilio. “Este centro está preparado para llevar esos cuidados allí donde los menores pueden mantener su ritmo de vida, sus vínculos sociales y emocionales y donde sus padres pueden recibir apoyo y respiro”, ha señalado.

Díaz Ayuso ha destacado la “humanización de la asistencia” garantizando los cuidados integrales que se precisan en todas las facetas: física, emocional, social y espiritual. Esto lo hacen posible, como ha indicado, “equipos profesionales de distintas disciplinas”, desde médicos, y enfermeras, a trabajadores sociales, psicólogos, fisioterapeutas, o profesionales de farmacia.

“Todo esto es una riqueza para la Comunidad de Madrid porque apenas existen unidades de estas características en otras comunidades autónomas, donde o no hay equipos suficientes ni equidad en la prestación o tienen sólo un médico o enfermera”, ha apuntado la presidenta, quien ha subrayado que, por eso, es un “honor” estar al servicio de las familias de otras regiones que requieran estos tratamientos.

Proyecto de la Fundación ALADINA

Este proyecto está dirigido a menores con necesidad de ingreso para control de síntomas, como tratamiento del dolor, así como por respiro familiar o próximo fallecimiento. Ha contado con un presupuesto total de 750.000 euros, de los cuales 600.000 euros han sido aportados por la Fundación Aladina, mientras que los 150.000 euros restantes proceden de una donación privada al Hospital Niño Jesús.

La Sala de Hospitalización de Cuidados Paliativos Pediátricos dispone de cinco habitaciones individuales, dotadas con cama para acompañante y sala con bañera adaptada, así como un hospital de Día con dos camas para la administración de tratamientos y estancias ambulatorias.

Todas las habitaciones tienen vistas y acceso directo al jardín, lo que permite que los pacientes pueden salir a él en cama o silla de ruedas, para jugar, descansar y sentirse acompañados por sus familias. Este espacio al aire libre se ha acondicionado con juegos de superficies, materiales y geometrías que simulan islas rodeadas de vegetación. Además, la plantación de árboles y plantas de hoja caduca permiten la entrada de luz en invierno y dan sombra en verano.