Idas sin remedio la racionalidad y la sensatez, empedradas nuestras calles de balconazis por doquier, recurro, como en tantas ocasiones, al genio estagirita. En su libro II de la Metafísica, Aristóteles afirma categórico que el objeto de la ciencia y del humano pasar es la verdad y su búsqueda, que es imposible alcanzarla completamente, pero tampoco es dable que se nos oculte de forma de reiterada y sistemática.

Preguntas, preguntas, preguntas…

I. Todavía indemostrado científicamente el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, la Organización Mafiosa de la Salud se aferra a un truño, del que solo conocemos su informe (no el estudio completo). El bautizado como A Novel Coronavirus from Patients with Pneumonia in China, 2019 violó de forma flagrante los Postulados de Koch. Sin esa precondición científica mínima no se puede afirmar que el virus se halle aislado, purificado y secuenciado. ¿No se les cae la cara de vergüenza al comenzar a rodar la bola de nieve con premisas científicas tan endebles y manipuladas?

II. En el caso de que existiese el bicho, que es demasiado suponer ante su indemostrabilidad científica, ¿por qué se nos ofrece ni una sola prueba concluyente que demuestre su origen zoonótico, murciélago o pangolín? (aunque ahora la OMS comience a matizar la Mentira Oficial, siguen faltando evidencias irrefutables de su paranoico arranque).

III. Presuponiendo la dudosa existencia del bicho, ¿por qué nadie posee alguna duda razonable sobre su posible génesis no zoonótica en Wuham y se permite explorar la plausibilidad de un virus cuyo ARN hubiera modificado y manipulado en un laboratorio, civil o militar, con sus chulísimas armas biológicas de por medio?

Los tests, castañas pilongas

IV. ¿Por qué repiten hasta el hastío y el asco- de forma gratuita, arbitraria y puramente especulativa- que existen millones de "contagiados" que son "confirmados" por test que son una chusta caracolera?

V. ¿Por qué la técnica RT-PCR, en la que se basan los tests, que se realiza para detectar los antígenos, los anticuerpos o los fragmentos genéticos del virus es acusada, incluso por la OMS, de proporcionar “falsos positivos» y “falsos negativos”?

Lo disparatado de este circense aquelarre, payasa tragipandemia, es que resulta que la fiabilidad de los test es NULA y sin embargo es con sus resultados con los que se calcula el número de contagiados y muertos. Con el escarnio burlón, además, de que si das positivo siempre lo dan por bueno (eso sí, aunque la propia OMS, tutelada en la sombra por el genocida Bill Gates, no descarta que en realidad la infección pueda deberse a otros virus e incluso a una infección bacteriana).

Si da negativo, en cambio, no se excluye la posibilidad de infección por Covid-19. Es decir, si da positivo se considera válido siempre, pero si da negativo no. Abracadabrante, siempre serás un pringao "infectado" o a punto de serlo. Lo importante es cebar la embustera burra de las cifras.

VI. ¿Por qué nuestras siniestras autoridades y los medios de desinformación de masas rebuznan acerca de "infectados" o "contagiados" para referirse a quienes han dado positivo a un test de mínima o nula fiabilidad? ”.

No pueden atribuirse al fantasmal SARS-CoV-2 todas las muertes de quienes dieron positivo a un test, ni siquiera, en el caso de que fueran fiables, demasiado suponer. Es evidente que la paranoia del coronapollas se basa en el convencimiento de que las cifras de contagiados y muertos son innegables, creíbles y claras cuando nada de eso es cierto ni se ajusta a la realidad.

Punteando respuestas

Pues bien, si las cifras que se dan no tienen la más minúscula credibilidad, ¿por qué se acepta, sin cuestionarlo superficialmente siquiera, que están muriendo muchas más personas que en épocas gripales anteriores? Amigos funerarios te aclaran que NO ESTÁ MURIENDO MÁS GENTE QUE DURANTE OTRAS PRIMAVERAS. Esa es la clave. Incluso, si así fuese, el hecho de que hubiese más muertes que otros años, ¿por qué nadie tiene en cuenta los muy diversos factores, nada víricos obviamente, que distinguen lo que está sucediendo este año con lo acontecido en ocasiones anteriores?

Preguntas, interrogantes, dudas. Continuaremos con más. En fin.