El día 2 de agosto salió publicado en el Boletín de la Comunidad de Madrid la adjudicación del contrato de suministro de medicamentos exclusivos de la firma Roche Farma S.A. para el tratamiento de pacientes con VIH (SIDA) en el Hospital 12 de Octubre por un importe de 943.037 € de licitación y valor estimado del contrato por 4,7 millones de euros. ¿Tanto SIDA hay? O como decía el fallecido este año (no han dicho la causa de la muerte) premio Nobel Luc Montanier: “Para aquellos de ustedes que han tomado la tercera dosis, vayan y háganse la prueba del SIDA”.

También en el mismo boletín de la Comunidad de Madrid, se ha adjudicado a la farmacéutica JANSSEN, la misma que tiene la vacuna del COVID, un contrato por 469.789 € y que licitaron por 195.432€ para el suministro de medicamentos exclusivos "Darunavir" de JANSSEN para el Hospital de Fuenlabrada.

El Darunavir se usa con un reforzador farmacocinético (un medicamento que aumenta la cantidad de otros medicamentos en el organismo) como ritonavir (Norvir) o cobicistat (Tybost), y otros medicamentos para tratar la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en adultos y niños de 3 años en adelante.

Esto lo que hace pensar es que una compra de medicamentos tan grande para tratar el VIH supone que lo que va a haber es una ola de este virus y los hospitales se están preparando para ello. Habría que decir que la viruela del mono no es otra cosa que el virus VIH, ya que las personas que se están contagiando son homosexuales (suele ser un colectivo altamente afectado por este virus, la Organización Mundial de la Salud cuantifica en un 98% los casos detectados en hombres que tienen sexo con hombres) y quieren hacer creer a la población otra cosa.

Las farmacéuticas crean la vacuna del COVID y en ella meten el virus VIH, para los que no mueran por los efectos secundarios de la vacuna, desarrollen el virus del VIH, por lo que morirán en un plazo de tiempo un poco más largo. Agenda 2030 "REDUCCIÓN DE LA POBLACIÓN MUNDIAL"