Carlo Rizzi (1916-1955) es un personaje ficticio creado por Mario Puzo para su novela El Padrino. También aparece en la adaptación cinematográfica de 1972 dirigida magistralmente por Coppola (aunque algo inferior a la segunda) y es interpretado en ella por el actor Gianni Russo. Y Michael, Corleone claro, súbita e inesperadamente, macho alfa de los negocios de la neoyorquina Cosa Nostra. Y en un lance, singularmente arriscado, se dirige a Carlo de esta guisa: "No digas que eres inocente, porque eso es un insulto a mi inteligencia y eso no me divierte". Pues con la mongoloide farsa pangolínica, ídem.

El mundo entero, poblado por retrasados irrecuperables

De terrorismo mediático al más puto pitorreo sin apenas solución de continuidad. Puro vacile. La ómicron/covid sigilosa. Juas, rejuas y cien mil veces el más completo de los despolles. Delta. Ómicron. El masónico ojo que todo lo ve. Deltacrón. Y ahora, la “cepa silente”. Despollante, lo dicho, por detrás y por delante. Una nueva " variante" - valga la irresoluble aporía - de un virus, todavía, al día de hoy, científicamente indemostrado.

"No se detecta. Se puede cursar asintomáticamente. Te lo puede contagiar cualquiera en cualquier circunstancia, dado que no se puede saber cuándo se hace presente". Lo dicho en tantas ocasiones: el planeta entero es Mongolia, no solo España/Bozalistán. Corolario, por lo visto: hay que creer en lo que dice la televisión. Y ser preferiblemente imbécil. A poder ser, irremediable. Zombiland, pues. Sin seso y sin alma.

Albert, pillao con el carrito del helao

Tomando un cafecito en un bar de Aluche, pasado 12 de enero, la caja tonta puesta a todas horas. Canal 24 horas, Televisión Espantosa. Y el Hospital Clínic de Barcelona  "difundía un vídeo en el que un paciente, Albert Pérez Novell, ingresado en la UCI con COVID-19", sic, se "arrepentía". Y leído un día después en El Inmundo: "Pensaba: que se vacune a los demás, pero es un error. Lo he aprendido de la peor manera posible". En otros medios oficialnoicos, ídem de lienzo.

¿Cuál es entonces el problema? Que yo sí conozco, desde hace bastantes calendas, a Albert. Ains, lástima. Y lo admito, es un extraordinario actor (para otros, penoso). Y el pasado día 12 lo demostró. Juas. Actor, para la ocasión, de crisis. Siempre comiendo el tarro a la peña, como actor y como propagandista. Reputado farsante, nunca mejor dicho.

Albert, toda la vida comiendo el coco a la gente

Desde el año 2007 y hasta el 2009 fue el Director de desarrollo de la Diputación de Barcelona dentro del Área de Presidencia de la Diputación destinado en comisión de servicios al Consorcio de la Reales Atarazanas, actuando como Director de Marketing y Comunicación. En el año 2009 funda NVConsulting, empresa que tiene por objetivo aportar valor a proyectos comunicacionales tecnológicamente avanzados. Sic.

Y desde 2011, Director Ejecutivo de Globalbook. Y les recuerdo,  Globalbook, al servicio de televisiones como Antena 3, La Sextapo o Televisión Espantosa, todas ellas propiedad de la élite (Gran Leviatán y Gran Capital, otra vez, como siempre, machihembrados), creando y supervisando y "verificando" contenido en los terroristas medios de manipulación de masas. Albert, entonces: comiendo toda su vida el coco a la gente. Manipulador de masas. Gran Censor, como sus putos amos.

Además, también, ex Gerente de EFE, durante más de quince tacos, concretamente en su sección catalana. EFE, la agencia de prensa más grande de España (incluso de las más grandes en lengua española) y entre cuyos clientes preferentes  se hallan los mass-mierda que publicaron masivamente su video viral sin hacer mención a nada de lo anteriormente dicho. Además, también, joer, no hay boda sin la tía Juana, "verificadores": EFE Verifica. Censores, pues, casi a la villana altura de NiuTrola y Los Malditos. Y, agreguen, Albert fue gerente de ComRadio, además de serlo en la ACPC (Asociación Catalana de la Prensa Comarcal)…

Toda falsa bandera exige actores de crisis

…Albert, entrañable negacionista, que te he pillao, con el carrito del helao. Juas. Como también pillé a las tres niñatas, también actrices de crisis, que montaron una masónica pajarraca, semejante, el pasado verano: chaveas secuestrados en un hotel de Palma, ¿recuerdan? Único objetivo: timovacunarles. En fin.