De acuerdo con el plan establecido por la Concejalía de Mejora y Mantenimiento de los Espacios Públicos, el lunes los centros educativos de Móstoles empezarán a disponer de los filtros HEPA adquiridos por el Gobierno de Móstoles, para ayudar a minimizar el riesgo de expansión de la COVID-19 y garantizar al bienestar de los más pequeños en su estancia en las aulas.

La instalación de estos sistemas (siguiendo las recomendaciones del CSIC) permitirá que, en el reinicio del curso y en pleno temporal de frío, con temperaturas que rondan los cero grados que imposibilitan mantener las ventanas abiertas, los centros educativos puedan asegurar la filtración del aire y minimizar el riesgo de propagación del virus. 

En total se instalarán 1.500 filtros en las escuelas infantiles, casas de niños, los CEIP, los IES y los Institutos de Formación Profesional públicos que los han solicitado. Será el Ayuntamiento, tal y como se comprometió la Alcaldesa Noelia Posse, el que no solo asuma el coste de la compra a instalación, sino también los gastos del mantenimiento mientras dure el Estado de Alarma.

Además, dada la caída de las temperaturas, los operarios de la Concejalía de Mejora y Mantenimiento de los Espacios Públicos, llevan varios días revisando los sistemas de calefacción de los diferentes centros educativos, con el objetivo de asegurar su correcto funcionamiento para garantizar que el regreso a las aulas se hace en las condiciones más confortables para los más pequeños.