El Hospital Clínico San Carlos ha puesto en marcha una consulta específica de enfermería para la realización de la micropigmentación mamaria de areola y pezón en pacientes mastectomizadas, lo que supone la finalización de su proceso oncológico, que incluye una reconstrucción mamaria, y que reciben, de esta manera, una atención integral que les beneficia también psicológicamente al mejorar su imagen corporal y autoestima.

En este centro hospitalario se intervienen alrededor de 300 mujeres al año de cáncer de mama o con riesgo elevado de padecerlo, a quienes se ofrecen los procedimientos más avanzados de cirugía reconstructiva: desde la conservación de la mama en el caso de tumores extensos gracias a las técnicas de oncoplastia, hasta la reconstrucción con tejidos propios de la paciente mediante técnicas de microcirugía y la conservación del complejo areola–pezón.

Con la entrada en funcionamiento de la consulta de micropigmentación mamaria, un número considerable de pacientes del Hospital Clínico San Carlos se verán beneficiadas, “ya que se estima que aproximadamente el 65% de las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama acaba siendo sometido a una mastectomía parcial o a la extirpación total de la glándula mamaria”, añade Laura González, enfermera de la citada consulta.

Con esta nueva consulta, que colabora con la unidad de Patología de Mama y está integrada en el Servicio de Cirugía Plástica, “nuestras pacientes se benefician psicológicamente del final de un largo proceso de tratamientos médicos e intervenciones quirúrgicas que concluye con esta micropigmentación, posterior a la reconstrucción mamaria”, afirma la enfermera del Hospital Clínico San Carlos, Rosa Cabras.

La micropigmentación es una técnica muy similar a un tatuaje, “que se diferencia principalmente en el tipo de pigmento, la localización y la duración, además de ser menos invasiva en la piel. Se desarrolla bajo anestesia local tópica y con una duración variable, que oscila entre una hora y hora y media aproximadamente”, explica la enfermera de la consulta de micropigmentación mamaria, Jennifer Núñez.

Enfermeras con formación específica en micropigmentación

Esta consulta de micropigmentación mamaria del Clínico está integrada por enfermeras con formación específica en la micropigmentación, cuya supervisora es Sandra Rodrigo Heredia, y se estructura en cuatro visitas: en la primera se realiza a la paciente una valoración enfermera completa explicándole las fases del proceso. Posteriormente se lleva a cabo una prueba de alergia con los pigmentos que se emplearán sobre su piel durante la micropigmentación citándole para una segunda visita, si la prueba resultara negativa, al objeto de llevar a cabo la sesión de micropigmentación.

Pasado un mes de la micropigmentación se programa la tercera visita para revisar el resultado y puesta en común de las primeras impresiones, mientras que la cuarta y última tiene lugar a los dos años de iniciado el proceso con el objetivo de valorar el estado de la pigmentación sobre el cuerpo de la paciente.