El estrés laboral es un problema de salud que está afectando cada día a un mayor número de personas. Las largas jornadas laborales delante de un ordenador pueden pasar factura a cualquiera. Aquí entra en juego la ergonomía. Este estudio se encarga de adaptar el lugar de trabajo a las necesidades físicas de cada persona para aumentar la productividad. En este sentido, la Silla ergonomica mejora la productividad y la postura corporal al mismo tiempo que reduce el estrés del trabajador.

Esta silla de oficina está fabricada de tal manera que se adapta a la silueta de cada persona disminuyendo los problemas de salud derivados de adoptar una mala posición al sentarse. Por este motivo, es altamente recomendada por los expertos en corrección de postura y por los departamentos de riesgos laborales.

Si estás en el trabajo cansado, poco productivo, con dolor cervical o pesadez en las piernas, escucha a tu cuerpo. Es posible que tengas estrés laboral y necesites una silla ergonómica para acabar con el cansancio, la fatiga y los tensiones musculares en el trabajo. Con una silla ergonómica podrás estar sentado 8 horas al día sin tener ningún malestar físico.

 

¿Qué es el estrés laboral?

El estrés laboral o síndrome de Burnout es común en trabajadores con largas jornadas laborales delante de un ordenador o que se dedican a tratar con terceras personas. Este problema genera malestar, cansancio, fatiga y estrés emocional en el trabajador.

Es frecuente que el estrés laboral comience cuando la persona se ve agobiada por no tener el tiempo, la capacidad o la energía para conseguir los objetivos laborales diarios de manera eficaz. Cuando se produce esta sensación, es posible que el empleado también sufra ansiedad o tensión muscular.

Posteriormente, este malestar físico y psicológico de la persona produce cambios en su comportamiento. Por ejemplo, puede que la persona tome una actitud defensiva o tenga mal humor y conteste de manera inadecuada a sus compañeros de trabajo. También, puede volverse menos productiva en su lugar de trabajo. Para evitar o revertir este problema, es importante seguir una serie de consejos.

 

Recomendaciones para reducir el estrés laboral

Existen múltiples maneras de disminuir la fatiga y el estrés laboral. Para empezar, es importante que la persona comente su malestar a sus seres queridos y compañeros de trabajo más afines. El hecho de verbalizar el estrés ayuda a la persona a identificar el problema.

Probablemente, hay más personas en el trabajo que se sientan igual, por lo que si se trata de un malestar general se pueden tomar medidas para disminuir el estrés y la fatiga laboral de manera colectiva. También, es conveniente que la persona establezca unos objetivos a corto plazo para que sienta que está progresando en sus metas laborales.

Por otra parte, para reducir los niveles de estrés laboral se recomienda la meditación. Este ejercicio de relajación ayuda a reducir la ansiedad y el estrés. Además de favorecer el equilibrio físico, emocional y mental de la persona.

El mejor momento para meditar es antes de dormir o a primera hora de la mañana. Si la meditación se realiza por la mañana, la persona tendrá un mejor ánimo para sobrellevar la jornada laboral con éxito. En cambio, si se realiza por la noche, favorece un descanso y un sueño reparador.

 

Evitar las rutinas y realizar ejercicio físico, dos aspectos claves para evitar el estrés

El estrés laboral también pasa factura al cuerpo, por no hablar de que el sedentarismo agrava los síntomas. Para evitar problemas musculares y esqueléticos y reducir la fatiga y el estrés es importante que la persona realice ejercicio.

Para ello, la persona puede apuntarse a un gimnasio y asistir a actividades como el yoga o el pilates que ayudan a equilibrar el cuerpo y la mente. También, puede optar por la ayuda de un entrenador personal o realizar deporte cómodamente en casa.

Con respecto a las rutinas, cabe señalar que los trabajadores que son más propensos al estrés laboral son aquellos que tienen labores muy repetitivas. En estos trabajos no hay lugar para la innovación y la creatividad, pero sí que se pueden hacer pequeños cambios para acabar con la monotonía.

Por ejemplo, la persona puede ir al trabajo utilizando otro medio de transporte o puede tomar el almuerzo en un sitio distinto cada semana. Estos pequeños cambios ayudarán a reducir el estrés laboral en la persona. También, es importante tomar descansos a lo largo de la jornada laboral para mejorar la productividad y reducir el estrés laboral.

 

¿Cómo ayudan las sillas ergonómicas a reducir el estrés laboral?

Las sillas ergonómicas están fabricadas para adaptarse a las características físicas de cada persona. Por este motivo, en estas sillas se puede ajustar la altura del respaldo, la profundidad del asiento, el grado de inclinación del respaldo y la posición de los reposabrazos. Además, muchas de estas sillas están diseñadas con materiales transpirables para impedir que el sudor sea un problema en el trabajo.

Por este motivo, los expertos recomiendan estas sillas para potenciar la productividad y prevenir el estrés y la fatiga laboral, ya que evitan que la persona tenga algún tipo de malestar físico y psicológico gracias a una correcta postura.

Por tanto, el trabajador ya no tendrá que preocuparse por problemas circulatorios en las piernas, tensiones en las cervicales y en las lumbares o sensación de cansancio. Al fin y al cabo, es más difícil que una persona tenga estrés laboral si se encuentra cómoda en su lugar de trabajo.