La investigación sobre el cannabis medicinal va en aumento y los países de ambos lados del Atlántico están reformando las leyes que rigen su uso. Actualmente, el cannabis medicinal se utiliza para aliviar tanto síntomas graves como crónicos. ¿Para qué condiciones se utiliza y qué evidencia existe sobre su eficacia?  

Las propiedades medicinales del cannabis, así como sus componentes, el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CDB) han sido objeto de investigación y polémica por décadas.  Cada país o estado autoriza el cannabis medicinal para el tratamiento de ciertas enfermedades. Por esta razón, antes de utilizar la marihuana para uso médico, es importante consultar las regulaciones de tu localidad.  

 

Afecciones que trata el cannabis medicinal  

Los medicamentos elaborados a base de los componentes del cannabis suelen recetarse en su mayoría para aliviar los síntomas de pacientes que reciben quimioterapia. También se han empleado para estimular el apetito en pacientes con síndrome consuntivo causado por el sida.  

 

Veamos cuáles son las afecciones principales que trata el cannabis:  

Epilepsia  

Esta es un área que ha sido objeto de numerosas pruebas. Se ha demostrado en pruebas doble ciego que las cepas de cannabis ricas en CBD como Pennywise tienen un efecto dramático en la reducción de las convulsiones. Los medicamentos a base de cannabis autorizados también se emplean para tratar dos formas graves de epilepsia infantil: el síndrome de Dravet y el de Lennox-Gastaut.  

Inflamación  

Los cannabinoides medicinales se utilizan para tratar enfermedades reumáticas, ya que alivian el dolor y reducen la inflamación. El THC y CBD contienen efectos antiinflamatorios y analgésicos. Por esta razón, las articulaciones son partes del cuerpo que se ven beneficiadas por en cannabis medicinal, incluso si padecen procesos degenerativos como la artrosis.  

El efecto analgésico del THC se debe a sus propiedades psicoactivas y cardiovasculares. Su eficacia aumenta en las personas mayores. Sin embargo, las dosis del compuesto THC deben limitarse para evitar efectos secundarios a nivel cognitivo y sobre la presión arterial. Muchas veces, se deben incluir dosis de CBD para neutralizar los efectos psicoactivos de un tratamiento con THC.  

Ansiedad  

Se han realizado estudios en animales que demuestran que el cannabidiol (CBD) reduce la ansiedad, el estrés, el pánico y los comportamientos compulsivos. Estos análisis han arrojado que dosis bajas de CBD son capaces de reducir la ansiedad. En cambio, concentraciones elevadas de este componente pueden aumentarla. Asimismo, los estudios realizados en humanos están relacionados con el tratamiento de la ansiedad social.  

Demencia  

La eficacia del cannabidiol (CBD) para la Demencia Senil o Alzheimer depende de la fase de la enfermedad a la hora de iniciar el tratamiento. Los familiares de pacientes afirman mejoras cognitivas en el lenguaje, orientación, comunicación y estabilidad emocional. 

 

Evidencia sobre la eficacia del cannabis medicinal  

Hasta ahora, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) ha aprobado un medicamento derivado del cannabis y tres medicamentos relacionados con el cannabis. Hablamos del dronabinol (Marinol, Syndros), nabilona (Cesamet) y cannabidiol (Epidiolex). Sin embargo, la marihuana medicinal viene en muchas otras formas. Podemos encontrar aceites para vapear, pastillas, cremas, suplementos alimenticios o infusiones.  

Las evidencias científicas también demuestran la eficacia de los cannabinoides para tratar la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiples y paraplejías. De igual forma, se ha demostrado un avance en pacientes que sufren de dolor crónico.