Se trata de un estudio observacional retrospectivo con el objetivo de mejorar el manejo de la tromboprofilaxis en pacientes con Covid-19.

Cristina de Ancos Aracil, facultativa del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Fuenlabrada, participa en el estudio Hepavid iniciado por el Grupo Italfarmaco en distintos hospitales españoles que suman más de 400 pacientes ingresados que participan en esta investigación. Este trabajo también cuenta con la participación del Hospital Universitario de Ciudad Real y el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca.

Este trabajo tiene como principal objetivo recopilar información sobre el manejo de la tromboprofilaxis en pacientes hospitalizados con Covid-19 y su resultado sobre la evolución clínica de los pacientes en tres escenarios: tromboprofilaxis a dosis habituales, tromboprofilaxis a dosis medias y anticoagulación plena.

Esta investigación no sólo recoge las características clínicas de los pacientes, recopila también datos sobre las dosis y diferentes pautas utilizadas de enoxaparina en función de la gravedad y evolución de la infección, así como información de seguridad relacionada con este tratamiento. También analiza la evolución clínica de los pacientes que recibieron enoxaparina al ingreso y se compara con los pacientes que no recibieron esta profilaxis para poder evaluar su efecto.

 “Toda la evidencia que se pueda extraer de ensayos clínicos en una infección compleja y aún en gran parte desconocida será de tremenda utilidad para la comunidad científica”, explica De Ancos sobre la importancia de esta iniciativa para el manejo de la infección en pacientes Covid.

Justificación de esta investigación

La infección por el virus SARS-CoV-2 se asocia con un estado protombótico y que es secundario a las alteraciones inflamatorias y al proceso respiratorio subyacente. La coagulopatía y las trombosis que aparecen en un número importante de pacientes se han asociado con una alta morbilidad y un incremento de la mortalidad en pacientes infectados por la Covid-19. 

Al respecto, la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia durante los primeros meses de la pandemia estableció la recomendación de que todos los pacientes hospitalizados por Covid-19 recibieran tromboprofilaxis con Heparinas de Bajo Peso Molecular (HBPM) y no sólo aquéllos que tuvieran un riesgo incrementado de base.

Aplicación del estudio Hepavid

Los resultados de este estudio proporcionarán información clínica útil sobre la Covid-19 en España que ayudarán a establecer unas pautas de actuación y orientar la dosis de enoxaparina más adecuada a utilizar en los pacientes infectados por el virus SARS-COV-2. Asimismo, este trabajo proporcionará datos adicionales sobre determinados grupos poblacionales y ciertos biomarcadores de riesgo que podrán servir de guía para futuras investigaciones en el campo de la profilaxis antitrombótica en pacientes infectados por Covid-19.

En cuanto a la relevancia que considera pueda tener el estudio Hepavid para conocer la dosis adecuada de enoxaparina en el abordaje de la infección por la Covid-19, De Ancos comenta que “parece probado que la infección por el virus SARS-COV 2 tiene un efecto inmunotrombótico en el organismo, y sobre todo en el pulmón, que es la puerta de entrada del patógeno”. De forma que, además de fenómenos trombóticos a otros niveles, la incidencia de enfermedad tromboembólica venosa es mayor en estos enfermos. Por tanto, según De Ancos, todos los pacientes que precisan ingreso hospitalario, deberían recibir tromboprofilaxis con heparina, y en muchos casos, deberá prolongarse la misma algunos días tras el alta.

“Gracias a estudios como el Hepavid, tenemos la certeza de que la Enoxaparina es un fármaco seguro y con, además, un efecto antinflamatorio en las células pulmonares, sin validar ampliamente. Algunos de los enfermos con SARS-COV2 asociarán también embolia pulmonar y/o trombosis venosa por lo que además deberán recibir enoxaparina a dosis anticoagulantes”, concluye esta especialista.