Cum Fraude, hace pocos días. España será el primer país de la Unión Europea, junto a Alemania, en realizar los planes de vacunación. Una gran parte de nuestros compatriotas "disfrutará", desde enero, de los suculentos "beneficios" de semejante porquería sanitaria.

Vacunas de enero: inútiles, mortíferas y transhumanizadoras

Las vacunas clásicas, grosso modo, ineficaces y letales. Las actuales de ARN mensajero, transgénicas. Síntesis vacunera: inútiles, mortíferas y transhumanizadoras. Desde FARMAFIA, en los pasados meses, asegurando que la mayoría de los efectos secundarios son síntomas leves de cansancio o fiebre. A veces surge alguna mielitis transversa. Pero poco más.

Todo mentira, todo opacidad, acrisolados clásicos de las marionetas de Gates. Y no nos refieren los abundantes efectos adversos de grado 4, es decir, “potencialmente mortales e incapacitantes”, según recoge la revista farmacéutica especializada Fierce Pharma, que cita textualmente las fuentes de la propia compañía Pfizer:

" Most side effects after the second dose were mild to moderate, but some participants did experience severe or grade 4 side effects that could be life-threatening or disabling, according to the presentation. There were more severe side effects after the second dose as compared with the first dose, even though a smaller number of participants—1,682—were in that group".

Implacable combate contra las autoridades terroristas

Cobayas humanos. Ruleta rusa. Naciones como laboratorios experimentales. Las tres cosas a la vez. Ante ello, sugerencia: jamás se vacunen. Su humanidad y su salud, en serio peligro. Y luchen. En fin.