La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado que se ha puesto en marcha un estudio con los pacientes COVID-19 que fueron atendidos en el hospital temporal que instaló el Gobierno regional en IFEMA, para analizar el comportamiento del coronavirus en personas que se han contagiado. “Se hace teniendo en cuenta que es el hospital de los hospitales, donde han venido ciudadanos de todos los rincones de la Comunidad de Madrid”, ha señalado durante su intervención en el Pleno de la Asamblea de Madrid en referencia a este centro que se puso en marcha en 18 hoas y que ha recibido los elogios de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El objetivo es, según ha explicado la jefa del Gobierno regional, conocer “qué tramos de población, en qué circunstancias o qué patologías previas podrían haber tenido” los cerca de 4.000 pacientes que fueron atendidos durante seis semanas en este hospital de campaña para saber el comportamiento que tiene el virus en el contagio. Se trata de un estudio liderado por el que fuera uno de los dos directores médicos del centro, el doctor Antonio Zapatero.

Primeros resultados

Según los primeros resultados tras el análisis de los pacientes atendidos, los factores de riesgo que se asocian con peor pronóstico son el sexo masculino, edad avanzada por encima de 70 años, la presencia de hipertensión, obesidad, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la presencia de diabetes, de demencia y tener una neoplasia subyacente.

El Hospital de IFEMA recibió un total de 3.811 pacientes, desde su apertura el 21 de marzo hasta el día 1 de mayo. Su edad media fue de 52,8 años, aunque se recibieron pacientes menores de edad (17 años) y con hasta 104 años. Además, un 48,4% de ellos fueron mujeres. No hubo diferencias en la edad entre varones y mujeres.

El 92% tuvieron diagnóstico de neumonía por coronavirus, de ellos el 45% bilateral. Fallecieron 16 pacientes (0,4%), un total de 20 pacientes ingresaron en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), la estancia media global fue de 6,3 días, y 713 del total de los ingresados, es decir, un 19%, tuvieron un comportamiento clínico más grave.

Estudio del aire acondicionado

Por otro lado, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha explicado que el Gobierno regional también está estudiando posibles acciones de cara al verano, con el aumento de las temperaturas. En concreto, se está analizando si el aire acondicionado es un vehículo transmisor del virus “porque, de ser así, habrá que tomar medidas tanto en el transporte público como en recintos cerrados”, ha indicado. 

Asimismo, el Ejecutivo autonómico va a estudiar crear filas exprés en los establecimientos para que todas las personas vulnerables, con patologías oncológicas o inmunodeprimidas, y sobre todo, los mayores, “no tengan que estar más tiempo del necesario esperando, con una flexibilidad horaria para ellos”. Todas estas medidas, según ha explicado, irán ligadas a un refuerzo en la Atención Primaria y en las residencias; y con campañas de concienciación entre los ciudadanos para el uso obligatorio de mascarillas en determinados espacios como el transporte público.