La Comunidad de Madrid quiere impulsar la investigación y el cuidado especializado de las personas con Alzheimer, una enfermedad que aparece en el 75% de las demencias y que afecta a una de cada diez personas con situación de dependencia reconocida en nuestra región.

Para dar visibilidad a esta enfermedad degenerativa y celebrar el Día Mundial del Alzheimer, que la Organización Mundial de la Salud estableció el 21 de septiembre, el consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, Alberto Reyero, ha visitado la asociación Torrafal, situada en Torrejón de Ardoz.

Esta asociación de familiares de enfermos de Alzheimer coordina el Espacio Vitaltorrafal, donde desarrolla cuatro talleres de estimulación cognitiva adaptados a las diferentes capacidades de las personas con esta enfermedad de consecuencias progresivas. Reyero ha podido dialogar hoy con los usuarios de estos talleres y con los profesionales de apoyo psicoterapéutico que los dirigen.

El Alzheimer es una enfermedad que padece el 10% de la población mayor de 65 años y el 50% de los mayores de 85 años y que, dado el progresivo envejecimiento de la población europea, se prevé que aumente considerablemente en los próximos años. Según la Asociación Europea de Alzheimer, se calcula que en 2025 podría haber en nuestro país 992.000 casos, que se elevarían a 1.700.000 en 2050.

Enfoque regional de la prevención y tratamiento del alzheimer

La Comunidad de Madrid dispone de una red asistencial con plazas de atención diurna y residencial específicas para enfermos de Alzheimer, repartidas entre más de 500 centros de atención a la dependencia y en tres recursos específicos especializados: la residencia y centro de día Fundación Reina Sofía, la residencia Villaverde Alzheimer y la residencia Getafe Alzheimer.

La estimulación cognitiva, la fisioterapia, la logopedia y la atención psicológica y social son fundamentales en el tratamiento de la enfermedad. Por ello estos centros cuentan con profesionales multidisciplinares que personalizan sus tratamientos a las necesidades de cada persona.

Por otra parte, en la situación actual de pandemia los pacientes con Alzheimer pertenecen a uno de los grupos de población con mayor riesgo frente al coronavirus, tanto por estar en una franja de edad elevada como por el riesgo de quedar desatendidos, ya que el 80% de los pacientes está al cuidado de un familiar y, en numerosos casos, este familiar también tiene más de 65 años.