Si te has propuesto mejorar al máximo tu dieta, debes saber que la compra de alimentos tiene un gran peso en ello, pues en definitiva lo que compras para tener en casa es lo que finalmente ingieren. Entonces, te dejamos  claves para realizar una compra saludable que te ayude a comer mejor.

Lo primero: planifica qué comer

Pensar en qué comeremos a lo largo de la semana o los próximos días es clave para saber qué necesitamos comprar. Es decir, necesitaremos un menú  en el cual basarnos.

Elabora una lista de compras

Tener lo que necesitamos al momento de cocinar resulta fundamental para no desestimar una comida casera, por lo tanto, es de mucha ayuda elaborar una lista de compra y acotarnos a ella.

Por otro lado, listar los alimentos que necesitamos y respetar dicha lista puede ser de ayuda para no caer en la tentación de comprar ultraprocesados para resolver nuestras comidas habituales y así, alejarnos de opciones que opacan nuestra intención de lograr una dieta más sana.

No te dejas guiar por ofertas y promociones

Aunque esto es propio de supermercados, siempre podemos encontrar una oferta tentadora que nos obliga a cambiar o modificar el menú. Y aunque ello no sería mayor problema, puede pasarnos que finalmente no sepamos usar determinado ingrediente o bien, que nos sobre en cantidad y desperdiciemos lo comprado.

Por ello, lo mejor es acotarnos a la lista no dejándonos atraer por promociones, ofertas o productos tentadores.

Prioriza los alimentos naturales

Un alimento natural es aquello al cual no se le ha añadido ningún ingrediente ni se lo ha modificado industrialmente.

Son alimentos sanos, en su estado más natural posible tales como las frutas, verduras, carnes y pescados frescos, mariscos, huevos, semillas, frutos secos y legumbres. Pueden ser de ayuda para comer con mejores nutrientes y alejarnos de componentes adictivos como la sal, el azúcar u otros propios de la industria alimenticia

Realiza la compra sin hambre

Acudir al mercado o supermercado con el estómago vacío puede empujarnos a tomar muy malas decisiones, pues nuestro hambre nos incentiva a buscar alimentos concentrados en energía y de mala calidad nutricional.

Por ello, lo mejor que podemos hacer es realizar la compra sin hambre, de manera que nos resulte más sencillo respetar la lista que hemos elaborado antes.

Compra con una actitud crítica y cuestionadora

Lamentablemente, como consumidores hoy en día no podemos ser confiados y dejarnos llevar por lo que nos muestran, nos dicen o nos parece un alimento o producto.

Para aplicar sobre todo a los alimentos industrializados, es importante comprar con actitud crítica y cuestionadora, investigando en cada producto su lista de ingredientes y su etiqueta.