La Unidad de Dermatología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón ha incorporado un equipo que utiliza la inteligencia artificial para realizar un mapa corporal de la piel totalmente digitalizado que permite el control y seguimiento de lesiones cutáneas en los pacientes.

La Unidad de Dermatología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, que dirige el doctor Jose Luis López Estebaranz, ha incorporado recientemente un equipo de alta complejidad tecnológica que permite al médico especialista realizar un mapa corporal de lesiones en la piel de un paciente. Además, puede valorar, con tomas anteriores, las modificaciones de las misma o las de nueva aparición. Esto permite al médico tomar decisiones ágiles que pueden mejorar el pronóstico y tratamiento de las lesiones, especialmente en el caso de patología maligna.

El equipo, especialista en la producción de imagen de la piel, utiliza los últimos avances en software, hardware y tecnología de cámaras de fotos de muy alta resolución, polarizadas y procesadas en RAW que garantizan imágenes médicas de polarización cruzada con iluminación de estudio. El mapeo corporal completo automático es una combinación de fotografías de todo el cuerpo y dermatoscopia, que se utiliza en la observación de pacientes de alto riesgo y que les facilta reconocer melanomas nuevos.

También ofrece apoyo en la evaluación inicial de lunares con análisis, listas de control, historial de seguimientos. Captura las lesiones del paciente a partir de todas las imágenes corporales totales y las ordena de forma inteligente en una pantalla, clasificándolas por nevus nuevos, modificados y no modificados, que permite al especialista identificar las lesiones llamativas ágil y rápidamente.

En la evaluación inicial de lesiones cutáneas utiliza un sistema propio que ofrece a dermatólogos apoyo en la evaluación de las lesiones cutáneas melanocíticas y no melanocíticas,

En los pacientes con Psoriasis este nuevo método permite cuantificar la evolución terapéutica y documentar el curso de la enfermedad calculando automáticamente los valores de la severidad de lesiones y el área afectada, de forma objetiva así como la extensión corporal (BSA). El sistema fotográfico que utiliza, polarizado, produce fotos de alta resolución sin reflejos que visualizan la expansión, el enrojecimiento, la descamación y el grosor de las placas y la descamación.

En definitiva, este nuevo equipamiento ayuda a evaluar y monitorizar enfermedades cutáneas y lesiones pigmentadas individuales (lunares) a lo largo del tiempo y a detectar cambios patológicos lo antes posible.

Según el Dr. José Luis López Esterabanz, "es una nueva herramienta que combina imágenes y análisis de la misma con inteligencia  artificial (IA) que nos permite seguir avanzando de forma eficiente en el control de distintas enfermedades dermatológicas. Nos permite además ahorrar tiempo y ser más eficientes en las exploraciones y objetivar  de forma mas precisa y exacta cambios que aparecen en la misma".