Además de Natalia Prego, en la presentación en Callao de Médicos por la Verdad, el pasado día 25,  me gustó, sobre todo, el demoledor testimonio de  María José Martínez Albarracín, Catedrática de procesos diagnósticos clínicos y Licenciada en Medicina y Cirugía.  Además de profesora de Bioquímica, Inmunología, y Técnicas Analíticas Instrumentales en el Ciclo Superior de Formación Profesional de “Laboratorio Diagnóstico Clínico".

La Dra y catedrática Mª José Martínez Albarracín explicó en el Palacio de la Prensa, con concienzudo detalle, por qué las PCRs no pueden utilizarse para diagnosticar nada, debido a una larguísima cadena de errores nacida desde el intento de aislamiento de material genético a partir de exudados broncopulmonares de enfermos sin la necesaria purificación exigida biológicamente.

La inolvidable entrevista de Apellido Obligatorio

Y con este inexistente aislamiento del ARN del presunto nuevo coronavirus dio comienzo el coronacircus. Se empiezan, desde ahí, a realizar pruebas diagnósticas, lo que denota la falta de rigor científico en toda esta falsa pandemia. Todo anticiencia, todo puritos actos de fe. La doctora Albarracín también asevero que existen estudios estadísticos que relacionan con mucha probabilidad la vacuna de la gripe con la denominada covid -19; por tanto, la necesidad de investigar profunda y científicamente esta importante correlación. Remató su intervención con napalm, al referirse a los tratamientos preventivos.

Hace escasos días, Apellido Obligatorio entrevista a la doctora. Allí continúa reventando cada de los pilares sobre los que se sostiene esta grotesca farsa del acojonavirus.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=1234&v=vX5vms0eqQY&feature=emb_title

 

Jueces y letrados vasquitos, comedia bufa

La posibilidad legal que impida llevar bozales a toda la población vasca. Exigir una serie de medidas cautelarísimas que eviten tal atropello ético, médico y jurídico. Y te encuentras con el macho alfa de los  palacios de injusticia vascos, sito junto a los Jardines de Albia, allá donde mora la estatua del psicópata racista Sabino Arana, germinal protoetarra.

Y de repente, te topas con un lastimoso discurso del letrado del gobierno vasco, sin proporcionar ni peritos ni informes oficiales. Los fantasmales comités de expertos, te despollas con esta gentuza, qué poco disimulo. Mientras, el tribunal permitiendo todo tipo de abusos legales perpetrados por la parte "oficial". Se admite que uno juega en campo contrario, vale, pero tras la testa de gorrinete arrojada al gran Figo, ya nada debería sorprendernos.

Eso sí, les invito a solazarse con los "sólidos" argumentos que han llevado a amordazar con un puto bozal a toda la población. La descojonación. En fin.

https://www.brighteon.com/59a7f4f3-1e38-4989-816b-a67494150a43