Silente y moroso genocidio sin resistencia alguna, pues. Y recordemos que fueron dos médicos italianos, Montanari y Gatti, los primeros en alertar sobre las vacunas que contienen misteriosamente nanopartículas no declaradas en un artículo publicado a principios de 2018. En particular, encontraron acero inoxidable y carburo de tungsteno altamente tóxico en las vacunas. Como consecuencia, sus domicilios fueron registrados por la policía, que les retiró sus ordenadores y medios de investigación.

Óxido de grafeno, el horror

La gente ya había sido elevadamente magnetizada con grafeno mediante chemtrails y vacunas contra la gripe de la temporada inmediatamente anterior al comienzo del sainete plandémico (el gobierno chino, por ejemplo, había hecho obligatoria la vacuna contra la gripe para su población justo antes de encender las decenas de miles de nuevas antenas 5G en Wuhan). Armas cuaternarias combinadas. Y en la actualidad se está magnetizando a lo grande a casi toda la peña con el grafeno contenido en bozales, hisopos de las fraudulentas PCR y, sobre todo, las “infusiones” del tecno- matarratas transgénico.

Y recordemos, clave de todo esto, que el óxido de grafeno no sólo provoca un fenómeno magnético, sino que también puede transformar los cerebros de los inoculados en emisores y receptores de información. Y no olvidemos tampoco los efectos adversos inmediatos. Los síntomas de la intoxicación por óxido de grafeno incluyen, por ejemplo, neumonías bilaterales; trombogenicidad; coágulos sanguíneos; síndrome postinflamatorio o inflamación sistémica/multiorgánica; alteración del sistema inmunitario; y, finalmente, desplome del sistema inmunitario y unatormenta de citoquinas. Todo tan “covid”.

Una vez integradas en las células neuronales, las nanopartículas de óxido de grafeno actúan como nanobiosensores que poseen esencial dos funciones: recoger las señales eléctricas de nuestros impulsos y pensamientos o cartografiar el cerebro; y, neuromodular nuestros comportamientos, emociones y sentimientos. Tecnologías de neuromodulación, pues. Arma de guerra contra la población, arma de energía teledirigida. Vinculada a dos grafeneros y señeros proyectos  de la Unión Europea: HBF y GF.  El tirano en nuestras cabezas: memento simbólico y masónico logo de la Operación Ward Speed: atravesaremos definitivamente tu cerebro.

En las “vacunas”, esencialmente grafeno

Según los resultados preliminares de un estudio de la Universidad de Almería se ha encontrado grafeno en las "vacunas" de covid-19. Al examinar el contenido de un frasco de Pfizer / BioNTech, los investigadores descubrieron que hay ARN mensajero, pero el óxido de grafeno constituye entre el 98% y el 99% de su contenido: "no se trata de una vacuna, sino de una dosis de óxido de grafeno puro inyectada en las venas".

Refiriéndose a este revelador estudio, el doctor John B. comentó en su twitter los "turbadores resultados de análisis del profesor Pablo Campra Madrid ... esta detección de óxido de grafeno en la vacuna COVID-19 (Comirnaty) de Pfizer-BioNTech". Sic

Arma 5-G, clave

Inequívoco vínculo 5- G y covid. Causalidad o correlación, decidan ustedes. Constatado que los casos de la denominada covid-19 por millón eran un 95% más alto y las muertes por millón eran un 126% más elevada en los estados de Usa con 5 G. Asimismo, los ancianos fallecidos en Milán también habían sido vacunados contra la gripe y había un gran número de antenas 5G en Milán. El óxido de grafeno tóxico, pues, diseñado para “enganchar” a la población a la liberticida y atroz 5G. Y dato importante: también el 4G LTE (Long Term Evolution, Evolución a Largo Plazo) también utiliza igualmente ondas milimétricas.

Si lo comparamos con un sistema de explosivos, la nanopartícula sería la barra explosiva de plástico, es decir, el material activo que explotará. ¿El detonador? Pues la onda electromagnética que hace vibrar la nanopartícula. Y tercero, control,  memento diabólica patente de Bill Gates. Nuevo Orden/2020/060606, “vacuna” subcutánea - enzima luciferasa mediante- de los amos del universo: saber dónde estamos y poder rastrearnos fácilmente con la 5G.

La ventaja de la 5G como detonante es que puede rastrearte y escudriñarte y monitorearte a las mil maravillas. Es un arma de energía dirigida. Rastreados, saben dónde enviar la onda. Y saben a quién van a atacar: cada persona a la que se le ha emponzoñado con esta nanotecnología de óxido de grafeno tiene ahora una mecha, explosivo, una bomba de relojería que está lista para explotar con la activación de microondas.

¿Qué se necesita para que este sistema de armas sea operativo?

Muy sencillo, lo visto hoy: inyectar tales nano-partículas en el cuerpo. La única forma que parece tener sentido para ponerlas masivamente es a través del veneno transgénico.

Cada adulto o niño que ha recibido las “vacunas” covid, y aparentemente cualquier otra vacuna en los últimos dos años, es ahora una antena retransmisora y corre el riesgo de morir en cualquier momento por la exposición a las letales radiaciones electromagnéticas. De momento, a corto plazo, esto se manifestará en toda una serie de enfermedades diferentes. A medio y largo plazo, morirás si te vacunas. En fin.