Una investigación dirigida por el Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario 12 de Octubre ha conseguido neutralizar en el laboratorio el virus SARS-CoV-2 mediante una mejora potencial de las células T presentes en el sistema inmunitario de personas que han superado la infección antes y después de la vacunación. El estudio, realizado en colaboración con el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, postula este hallazgo como una posible opción terapéutica frente a la COVID-19.

Las conclusiones preliminares de la investigación Aislamiento de células T funcionales específicas del antígeno SARS-CoV-2 con actividad citotóxica viral específica para la terapia adoptiva de COVID-19, publicada en la revista Biomedicines, ponen de manifiesto que el enriquecimiento de las células T presentes en los linfocitos de pacientes recuperados de la enfermedad usando tecnología avanzada proporciona una mayor efectividad a la hora de eliminar el virus en el laboratorio. 

Además, durante el estudio se han analizado muestras de sangre de pacientes convalecientes del covid-19 antes y después de la vacunación. Esta comparativa indica que el número de células obtenidas es de mayor calidad en los donantes vacunados, con un volumen de producción más elevado de células T y una alta capacidad destructiva del virus. Por tanto, los investigadores consideran a estos pacientes como donantes idóneos para obtener poblaciones de células con un importante nivel neutralizante. 

Aunque se trata de un ensayo experimental llevado a cabo en el laboratorio con éxito, los investigadores del Hematología del Hospital 12 de Octubre y del Centro Nacional de Microbiología del ISCIII estiman oportuno iniciar los estudios de confirmación en pacientes.