La Dra. Laura Palomino Pérez, de la Sección de Gastsroenterología y Nutrición del Hospital Niño Jesús es la responsable de este proyecto de investigación que ha conseguido una de las Ayudas a la investigación en Salud concedidas por la Fundación Mutua Madrileña. Esta investigación se basa en el estudio de la microbiota, la dieta y el estado nutricional de los niños que se someten a un trasplante de progenitores hematopoyéticos (trasplante de médula) para valorar cuáles tienen más riesgo de desarrollar enfermedad injerto contra huésped (EICH).

La enfermedad injerto contra huésped (EICH) se produce cuando las células trasplantadas reconocen como extrañas a las del organismo del paciente y las atacan y destruyen. Los tratamientos que se aplican en el momento actual solo consiguen efectos de forma completa entre el 50 y 60 por ciento de los pacientes, dependiendo de su gravedad.

Para la doctora Laura Palomino con este estudio “se conseguirá una detectar a los pacientes más susceptibles para poder aplicar un tratamiento más precoz y dirigido y mejorar así los resultados. Si conseguimos detectar qué factores determinan el pronóstico –asegura-  podemos tratarlo, es decir, si sabemos que una afectación más extensa del tubo digestivo condiciona a tener peor pronóstico se le puede aplicar un tratamiento más agresivo”. Para el diagnóstico de esta enfermedad se utilizará una videocápsula endoscópica, una técnica menos invasiva que las habituales ya que el paciente solo tendrá que tragar una pastilla.