¿Cuáles son los síntomas principales?

Cómo distinguir los síntomas del coronavirus en los niños?

Fiebre y tos persistente son los síntomas más comunes y también hay que tener en cuenta los problemas gastrointestinales. “Con cualquiera de esos síntomas el niño debe quedarse en casa, por lo menos hasta que se pueda excluir que tiene una infección por coronavirus”, explica Quique Bassat, coordinador de la reapertura escolar de la Asociación Española de Pediatría. “Si se demuestra que no tiene esa infección, 24 horas después de que desaparezcan los síntomas, el niño puede volver a la escuela”.

Para pedir una PCR, los especialistas consideran especialmente los cuadros respiratorios. “Especialmente con tos, dificultad respiratoria y fiebre. Y, por supuesto, en niños que han estado en contacto reciente con personas enfermas”, explica la pediatra María García-Onieva.

Según la Asociación Española de Pediatría, los síntomas aparecen en la siguiente proporción: fiebre (56%); tos (54%); mialgias (23%); disnea (13%); cefalea (28%); dolor de garganta (24% ). En niños se ha descrito además menor duración de la fiebre respecto a los adultos (una media 3 días frente a los 10 días en adultos). Otros síntomas que se suman son la pérdida del sentido del gustoy olfato, o lesiones en la piel.

Coronavirus: ¿puede afectar a la piel de los niños?

¿A partir de qué temperatura se considera fiebre?

Las CC.AA. han pedido a los padres tomar la temperatura de sus hijos antes de acudir al centro. ¿A partir de qué temperatura se considera fiebre y no febrícula?. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria considera que a partir de 37,5º C debe considerarse un caso de fiebre y motivo para no acudir a la guardería, colegio o instituto.

De todos modos, autonomías como Madrid (con 37,2) y País Vasco (37) han incluido expresamente la febrícula como motivo para no acudir al centro educativo.

¿Y si tiene mocos?

DE LAS REDES: ¿Podría el resfriado común provocar inmunidad contra la  Covid-19? | CubaSí

Otros síntomas no relacionados expresamente con la COVID-19, como la congestión nasal o las mucosidades, también han sido incluidos como causa para no acudir al colegio. Los expertos esperan que estos síntomas, propios de resfriados, catarros o gripes, disminuyan con el uso de las mascarillas y lavado de manos, tal y como ha sucedido durante el invierno de los países del hemisferio sur.

Coronavirus y niños: así se puede implicar a los más pequeños en la lucha  contra el COVID-19 | El Norte de Castilla

¿Qué ocurre con los niños con patologías crónicas?

La Asociación Española de Pediatría afirma que no hay evidencia científica suficiente que asegure que los niños con patología crónica no pueden ir al colegio en la situación epidemiológica actual.

Pero también recuerda que existen determinados casos, en situaciones especiales de gravedad, que sí estarían exentos de acudir a la escuela, un diagnóstico del que será responsable último el pediatra o especialista.