Está demostrado, por varios estudios, que existen determinadas actividades que segregan endorfinas, la conocida hormona de la felicidad, puros generadores de placer, como escuchar música, hacer deporte, comer o viajar.

Por este motivo, y bajo el lema “”Viajar me hace feliz”, el grupo hotelero Barceló, el segundo en nuestro país con más de 260 hoteles en todo el mundo, se adelanta al inminente verano y destaca los efectos beneficiosos que supone esta actividad, lastrada desde hace 15 meses. Porque viajar, como reconoce su CEO para EMEA Raúl González  “nos conecta, nos enriquece, nos emociona”.

Una cadena de sensaciones en pleno desarrollo, que se inicia con el factor sorpresa “break”, el destino, que genera emoción y desconcierto, a partes iguales, a la vez que su descubrimiento, que se traduce después en recuerdo instalado en nuestra mente y al final, deja ése poso remanente de felicidad al que uno siempre vuelve. Viajar como terapia.

Y aunque se presenta un futuro incierto en esto del Turismo, según algunos indicadores, muy vinculado a la incidencia de la pandemia y los índices de vacunación de los países, lo cierto es que las ganas de conocer, disfrutar y vivir nuevas experiencias se disparan, a juzgar por las reservas que, tímidamente, van creciendo. “El 98% de las personas encuestadas tienen en mente este deseo más que la compra de un bien material”.

El actual mapa turístico mundial marca una tendencia asimétrica, más doméstica, nacional que internacional. Debido a las férreas condiciones de entrada de muchos países. Donde el turismo vacacional tradicional, de sol y playa, se adelanta al urbano   Entre los destinos preferidos de los españoles para el año en curso, a la cabeza, en península, Andalucía,  con imponentes resorts en costas de Huelva, Cádiz o Almería, seguido de Canarias, las islas afortunadas con sus paisajes lunares, Lanzarote, solo o en compañía, o las interminables playas de Jandia en Fuerteventura y como no, Baleares, atalaya del Mediterráneo, con un nuevo concepto exclusivo de hoteles, adults only (solo adultos) a la ya tradicional oferta familiar de Menorca e Ibiza.

Pero siempre hay un principio y un final de verano asociado a una pegadiza canción que nos acompaña y nos hace recordar lo vivido aquellos días, esos instantes de felicidad que ahora nos propone éste grupo vacacional que opera bajo cuatro marcas. Y en este caso, el dúo Anglada Cerezuela, Jaime y Carolina, guitarra y voz, reviven, cual ellos, ahora en castellano, la estela sonora de de aquel clásico del 82, interpretado por Romina y Albano en el festival de San Remo, “Felicitá”.

Una oda a la vida. Cojamos lo imprescindible y preparemos nuestra maleta, para iniciar un nuevo viaje, un nuevo destino llamado Felicidad, mientras tarareamos éste mítico hit como pasaporte porqué… ¿Quién no aspira a ella?

Texto: César Serna