La presidenta en funciones y candidata a la investidura de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado en la Asamblea de Madrid la puesta en marcha de la nueva sede del Laboratorio Regional de Salud Pública (LRSP), que estará ubicado en el edificio de usos múltiples del Hospital público Enfermera Isabel Zendal.

Esta unidad, que comenzará a funcionar los próximos días, realizará los análisis de muestras clínicas a nivel regional dentro de los planes y programas de Salud Pública que marque la Consejería de Sanidad y estará dotado con todo el equipamiento necesario para dar la mejor respuesta ante posibles crisis sanitarias.

El laboratorio cuenta con tres áreas diferenciadas: la unidad microbiología de aguas y alimentos, la unidad química y la unidad de microbiología clínica, dotada con laboratorio de bioseguridad BSL3, así como de amplias áreas administrativas. Estas áreas se complementan con zonas de apoyo como vestuarios, sala de estar, salas de recepción demuestras y otras que dan soporte al funcionamiento del laboratorio.

Todos los espacios cuentan con luz natural y todas las entradas a los distintos laboratorios dispondrán de control de accesos, a través de esclusas con dobles puertas que permitirán la vigilancia de los flujos de aire y de las presiones de los distintos laboratorios.

A este punto se van a trasladar todos los servicios del Laboratorio Regional que durante 20 años se han ido prestando en distintas ubicaciones, entre ellas, en el edificio del CEP Vicente Soldevilla, en Vallecas. Las nuevas instalaciones se ubican en la primera planta del edificio de usos múltiples del Hospital Enfermera Isabel Zendal y cuenta con una superficie construida de 2.048 metros cuadrados.

Áreas de trabajo

Entre las áreas de trabajo de las técnicas del laboratorio, destaca la parte de microbiología de aguas y alimentos, en la que se realizan los análisis de aguas de consumo procedentes de la red de abastecimiento de la Comunidad de Madrid, así como el agua caliente sanitaria, de zonas de baño, piscinas, instalaciones hidrotermales y parques acuáticos, etc.

De igual manera, se realizan análisis con muestras de las torres de refrigeración para determinar la presencia de Legionella spp. Además, en los alimentos se estudia la presencia y recuento de microorganismos patógenos y sus toxinas tanto de brotes como de los programas de control oficial, así como la detección de parásitos zoonóticos.

En lo que respecta al área de química se llevan a cabo los análisis de alimentos y aguas para determinar la presencia y cuantificación de diversos compuestos químicos mediante técnicas de cromatografía de alta resolución y de absorción atómica. También se investigan residuos de medicamentos veterinarios en productos de origen animal, residuos de plaguicidas y contaminantes, aditivos alimentarios y otros compuestos incluidos en los Programas de Higiene y Seguridad alimentaria y de Sanidad ambiental.

Por su parte, la Unidad de Microbiología Clínica del Laboratorio Regional de Salud Pública realiza el estudio y seguimiento de patógenos respiratorios bacterianos. Del mismo modo se realizan estudios de serovigilancia de virus inmunoprevenibles (sarampión, rubéola, parotiditis, tosferina y varicela) y de declaración obligatoria (EDO).

Durante la pandemia del COVID-19, el laboratorio ha contribuido en la capacidad analítica global de la Comunidad de Madrid, en la elaboración de informes técnicos de evaluación de la idoneidad y características de métodos de diagnóstico molecular y de otros métodos de diagnóstico rápido, que han sido implementados en nuestra región.