La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid ha elaborado el primer estudio sobre hábitos saludables de la población de 65 a 79 años de la región, con objeto de analizar los aspectos externos que influyen en la salud de la población mayor y, en su caso, implementar medidas de mejora.

La información se recoge en el Sistema de Vigilancia de los Factores de Riesgo de las Enfermedades No Transmisibles en el año 2019, del Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad, sistema que amplía el grupo de edad y por primera vez estudia a una muestra representativa de 1.000 personas de la población de la Comunidad de Madrid entre los 65 a 79 años. Este sistema de vigilancia continuará monitorizando periódicamente a la población de 65 y más años.

Se estudian aspectos como la percepción de la salud, existencia de problemas crónicos de salud, limitación de la movilidad, discapacidad física y cognitiva, dificultad para realizar actividades de la vida diaria, caídas, dolor físico persistente, sensación de cansancio, fragilidad, salud mental, sentimiento de soledad, apoyo social, uso de nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y participación comunitaria, entre otros.

Con respecto a la actividad física, una de cada cuatro personas afirma ser sedentario la mayor parte del tiempo en su actividad habitual diaria, el 71,7% está de pie o se desplaza a pie de manera frecuente la mayor parte del tiempo. De acuerdo con el indicador de ejercicio moderado con beneficio cardiovascular (realizar ejercicio moderado de 4 a 7 días a la semana, 10 minutos mínimo cada vez y con un mínimo semanal de 150 minutos), la mitad de la población encuestada refiere su realización, cifra inferior en las mujeres que en los hombres (51,3% frente al 67,8% respectivamente), porcentajes que descienden con la edad. Se entiende por ejercicio de intensidad moderada, por ejemplo, caminar a buen paso o llevar cargas ligeras, es decir exige un esfuerzo físico que aumenta poco la frecuencia respiratoria o cardíaca.

De forma global, la percepción positiva de salud (buena o muy buena) se dio en el 57,5% de las personas, en hombres 64,6% y en mujeres 51,9%; tanto para país de nacimiento, nivel educativo como recursos económicos.

Al abordar el uso de nuevas tecnologías, el 72% afirma disponer de un teléfono móvil con acceso a internet sin diferencias por sexo aunque sí por edad, el grupo de 65-69 años son 81,5% y el correspondiente a la franja de 75-79 años es 60,5%; lo usan, además de para llamar y enviar mensajes por whatsApp, para el acceso a Internet buscando información un 50,9% y, por edad este porcentaje disminuye ostensiblemente al aumentar esta.

En los ítems “realizar actividades formativas de cualquier tipo, aprender algo nuevo, estudiar, o hacer cursos” y “participar activamente en asociaciones de cualquier fin como voluntariado social, político, vecinal o comunitario, deportivo o de otro tipo”, el porcentaje de realización “menor a una vez al año o nunca”, superó en el global, el 80%.

El seguimiento de las recomendaciones sobre la medición de la tensión arterial y el nivel de colesterol se cumple por encima del 95%. Encuestados sobre el apoyo social, el porcentaje de las personas que afirman tener de “3 a 5 personas o más” cercanas en caso de un problema personal grave fue del 81,8%, casi 5 puntos mayor en hombres respecto a las mujeres.