La mayor ventaja de esta receta de champiñones es que prácticamente se prepara sola, porque se hace todo en el horno, sin apenas manchar ningún recipiente y con muy poco aceite, que nunca me han entusiasmado los champiñones aceitosos.

Ingredientes para 2 personas

  • 300g de champiñones, 1/2 limón, 1 diente de ajo, 1 cucharadita de tomillo, 25g de queso parmesano, aceite, sal y pimienta.

Preparacion

Empezamos limpiando los champiñones y cortándolos en láminas finas. Untamos una fuente de barro grande con un poco de aceite y colocamos los champiñones, distribuyéndolos de forma más o menos homogénea.

Añadimos ahora la ralladura de medio limón, y también su zumo. Picamos el ajo y lo añadimos también, junto a la cucharadita de tomillo, una pizca de sal y pimienta y, finalmente, el queso parmesano rallado.

Por último, gratinamos durante 15 minutos con el horno a 200ºC, pasamos a una fuente más pequeña (los champiñones habrán encogido) y servimos caliente con un poco de perejil picado por encima, aunque esto es opcional.