Los talleres, organizados por el Servicio de Oncología Médica del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda e impartidos por el equipo de psico-oncología de GEPAC, pretender crear un espacio de confianza que permita mejorar la calidad de vida del paciente, y cuentan con la participación del equipo médico del Servicio de Oncología Médica del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda.

Las enfermedades crónicas pueden alterar algunas de las fases del deseo, incluso disminuir la libido o el interés sexual, tanto por efectos secundarios de los tratamientos como por las propias secuelas del proceso oncológico.

La sexualidad y la intimidad continúan siendo igual de importantes tras el diagnóstico de un cáncer. Y es que el sexo no se reduce solamente a una práctica, sino que concierne más aspectos de la vida íntima de las personas. Las enfermedades crónicas pueden alterar algunas de las fases del deseo, incluso disminuir la libido o el interés sexual, tanto por efectos secundarios de los tratamientos como por las propias secuelas del proceso oncológico. Con el objetivo de ofrecer una herramienta más de soporte a las personas con cáncer, el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) y el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid) están llevando a cabo diferentes talleres online sobre sexualidad y cáncer, con los que buscan ofrecer pautas para el desarrollo de una vida sexual completa durante y después del proceso oncológico.

Esta propuesta nace dentro del marco del proyecto CLARIFY de Largos Supervivientes con Cáncer, una iniciativa con financiación europea coordinado por el Servicio de Oncología Médica del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, que pretende identificar problemas relacionados o no con el tratamiento oncológico de estos pacientes y dar apoyo en las distintas fases de la enfermedad. Las reuniones son dirigidas por el equipo de psicooncología de GEPAC, con el fin de crear un espacio de confianza que permita mejorar la calidad de vida del paciente, y cuentan con la participación del equipo médico del Servicio de Oncología Médica del Hospital.

Begoña Barragán, presidenta de GEPAC, expone que “dialogar y hablar con personas que se encuentran en una misma situación cuando se está atravesando una enfermedad como es el cáncer puede hacer que los pacientes nos sintamos comprendidos, nos relajemos y se genere un espacio de diálogo en el que exponer cómo nos sentimos. En contraposición, en algunas ocasiones, las reuniones de pacientes sin un profesional sociosanitario presente pueden provocar preocupación ante la inevitable comparación con los demás. Con esta iniciativa que estamos llevando a cabo desde GEPAC junto al Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, ofrecemos un nuevo escenario en el que resolver las dudas sobre la sexualidad que surgen durante y después del proceso oncológico”.

“El estudio CLARIFY ha puesto de manifiesto la necesidad oculta de tratar a los pacientes con una visión humana más amplia, más que lo que hacemos habitualmente, quizá debido a un excesivo foco solo en aspectos oncológicos puros”, señala el Dr. Mariano Provencio, jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda.

“El modelo actual de seguimiento de los largos supervivientes oncológicos no cubre necesidades a medio y largo plazo, tales como físicas, funcionales, psicosociales o económicas, que tienen un grave impacto en su calidad de vida. Este proyecto pretende identificar estas necesidades en cada tipo de paciente y adaptar su seguimiento de manera personalizada. Para ello, la colaboración entre instituciones clínicas y asociaciones de pacientes como GEPAC es clave”, explica la Dra. María Torrente, médico adjunto y coordinadora del proyecto CLARIFY.

La mayoría de las inquietudes de los pacientes con cáncer engloban preocupaciones físicas, económicas o psicológicas, entre otras. Estas pueden influir en la sexualidad debido a que los tratamientos pueden afectar a la función sexual de los pacientes y, estos tienen que afrontar una nueva experiencia de retomar una vida sexual de forma diferente a la anterior, aprendiendo a comunicarse con su pareja y, en algunos casos, reinventándose en esta actividad. Miguel Rojas, psicooncólogo del Grupo Español de Pacientes con Cáncer y coordinador de los talleres, resalta que “una de las causas de la disminución del deseo sexual puede ser la depresión del sistema nervioso, debido a la fatiga o el intenso dolor, los propios tratamientos oncológicos, así como las situaciones estresantes, la falta de comunicación con la pareja, la falta de autoestima por los cambios en la imagen corporal, la culpa, la vergüenza o incluso la percepción de un cambio de roles en las relaciones que mantenía el paciente antes del diagnóstico. No existe una única clave desde el punto de vista psicológico para la mejora de la sexualidad de los pacientes con cáncer, sin embargo, es importante el diálogo, la normalización de un tema que muchas veces resulta tabú y conocer pautas que ayuden a mejorar su calidad de vida”.