El Centro de Transfusión pide a los madrileños que hayan pasado la COVID-19 que se animen a donar plasma hiperinmune. El plasma de estas personas se utiliza para tratar a los enfermos COVID gracias a los anticuerpos que contiene que actúan como mecanismo de defensa. Todos los grupos son bienvenidos aunque especialmente quienes pertenezcan al grupo AB, donante universal en el caso de la donación de plasma.

Aquellas personas que deseen colaborar donando plasma deben escribir al Centro de Transfusión al correo donarplasma@salud.madrid.org aportando sus datos personales y nº de móvil y siempre que hayan tenido una prueba diagnóstica positiva (PCR, Anticuerpos o test rápido). A partir de ahí, los profesionales del centro contactarán con ellas para una entrevista y darles cita.

El donante idóneo de plasma hiperinmune es un varón o mujer que no haya tenido embarazos, y en ambos casos que no hayan recibido nunca una transfusión, ya que estas circunstancias podrían desencadenar reacciones adversas en los receptores del plasma.

La donación de plasma es similar a la donación de sangre aunque el proceso dura un poco más, en torno a media hora y se realiza a través de un procedimiento llamado aféresis. La sangre, al tiempo que se extrae del brazo del donante, entra en un circuito en el que se separa el plasma del resto de componentes sanguíneos, que son devueltos al donante.

MÁS DE MIL DONACIONES

El Centro de Transfusión empezó a extraer plasma hiperinmune el 2 de abril en el marco de ensayos clínicos y estudios observacionales. En todo este período, se han distribuido más de 1000 unidades de plasma y se ha transfundido a 442 pacientes. En este momento quedan en las reservas en torno a 250 bolsas y están saliendo aproximadamente 50 unidades a la semana. 

El tratamiento con plasma de pacientes convalecientes sigue siendo una terapia experimental aunque ya se ha demostrado que se trata de un procedimiento seguro y que, en determinados casos, reduce la mortalidad. Y, por otro lado se han evidenciado resultados positivos cuando se administra en fases tempranas de la enfermedad y, especialmente en pacientes que tienen el sistema inmune deprimido. Los resultados son, por tanto esperanzadores.

El Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid, en colaboración con los hospitales, no ha dejado de trabajar en esta línea. El objetivo es contar con unas reservas suficientes para hacer frente a las necesidades de los pacientes en esta segunda oleada y, en el futuro, si fuese necesario.