Acuérdate que la iluminación de tu casa conlleva un consumo energético aproximado del 40% de energía total consumida y que está en tus manos consumir de manera eficiente y con ello mejorar la calidad del medioambiente puesto que cuanta menos energía despilfarres menos CO2 se emitirá a la atmósfera.

Tampoco hay que olvidar el incremento del precio de la luz.

AHÍ VAN UNOS CONSEJOS SOBRE LA ILUMINACIÓN


Los Tubos fluorescentes y bombillas LED de bajo consumo facilitan una iluminación de calidad y alta eficiencia. Sustituir las lámparas incandescentes de mayor uso por lámparas fluorescentes de bajo consumo permite reducir hasta un 70% del consumo eléctrico además la vida útil es de 6-10 veces mayor que las incandescentes.

  • La potencia de una lámpara LED compacta es entre un 20-25% mayor que la de una incandescente, proporcionando el mismo nivel de iluminación, pero con un consumo entre un 75-80% inferior.
  • Utiliza colores claros para disminuir las necesidades de iluminación e intenta realizar una iluminación acorde con el uso del ambiente.
  • En los locales que se usen poco (sótanos, bodegas, etc.) y con interruptor de encendido en el exterior, es conveniente que éste incorpore una luz de control para ver si la luz del interior queda encendida o apagada.
  • Apaga las luces de las habitaciones que no se usen.
  • Instala de programadores, fotocélulas o sensores de presencia para reducir el tiempo de uso.
  • Las lámparas con regulación de nivel permiten mantener un nivel de iluminación bajo cuando no es necesaria una gran intensidad de luz.
  • Aprovecha la luz diurna utilizando ventanas y cortinas de colores claros y tejidos que permitan la penetración de la luz solar, acompañado de una decoración con colores claros que refleje la luz diurna.
  • Cambia en la lámparas con bombillas halógenas por bombillas LED, ya que consumen entre el 70-80% menos, proporcionan más luz y no se calientan tanto.
  • Intenta mantener limpias y en buen estado las lámparas de la vivienda, podría llegar a suponer un ahorro de hasta un 20% en el consumo eléctrico para iluminación, ya que una bombilla sucia o en mal estado puede llegar a perder hasta un 50% de su luminosidad.