Afirma el doctor Püschel que no hay virus asesino alguno. Tan obvio. Pero ya saben, no hay peor ciego que el que no quiere ver. El forense alemán Klaus Püschel ha investigado más de 140 muertes presuntamente causadas por el científicamente indemostrado Sars-Cov-2.

No hay virus asesino

"Todas las personas que murieron tenían condiciones subyacentes y habrían muerto rápidamente de todos modos, con o sin el virus", asevero Püschel, agregando rotundo que no hay un “virus asesino”. “Esto puede sonar duro, pero todos habrían muerto este año”, afirmó el profesor del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf. No suena duro, es la inexorable ley de la vida: morir. Y cuando tienes todos los boletos, es seguro  que acabe tocándote el premio gordo.

Puschel ha recordado que "el ochenta por ciento de los pacientes tenían enfermedad cardiovascular y la edad media era de 80 años". Como diría alguien pelín brutito. "La gente muere de vieja, coño". Pues, lo que las personas mínimamente decentes e inteligentes saben. ¿Y los deshonestos que ocultan? Pues un sencillo sumatorio.

Dos y dos son cuatro, memento 1984

Gripe estacional (con idénticas sintomatologías) + Atroz iatrogenia médica-farmacológica (incluido el uso premeditado y masivo de morfina)  + Mortífero miedo + Desatención deliberada (¿buscada eutanasia de Estado, planificado gerontocidio?) = Muertes atribuidas a covid-19 (por supuesto, ignoren las falsarias y absurdas PCR). En fin.