• Más de 55.000 personas han donado sangre y más de 1.000, componentes sanguíneos por aféresis, sobre todo plaquetas.
  • Han hecho posible los tratamientos e intervenciones urgentes de en torno a 10.000 pacientes con diversas patologías.
  • Casi 230 personas han donado plasma hiperinmune para contribuir al tratamiento de enfermos de COVID-19.
  • Gracias a donantes, personal de donación, medios de comunicación y #hemotuiteros por “estar ahí” cuando más se les necesitaba.

Hoy domingo 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. Este año el Centro de Transfusión, además de dar las gracias a todos los donantes de sangre, quiere reconocer de manera muy especial a las personas que han acudido a donar durante la pandemia COVID-19. Son donantes de sangre, de aféresis y de plasma hiperinmune. “Gracias por estar ahí” es el lema con el que el Centro de Transfusión agradece su apoyo, que hace extensivo al  personal de donación, medios de comunicación y seguidores en redes.

Entre la semana del 9 de marzo, con las primeras medidas restrictivas y el fin de la fase 1 en Madrid, han sido 55.182 los donantes de sangre y 1.059 los donantes de aféresis (de componentes sanguíneos, fundamentalmente plaquetas). Gracias a ellos, en torno a 10.000 pacientes que requerían transfusiones para intervenciones o tratamientos urgentes, han podido ser atendidos.

Además, en el Centro de Transfusión han donado su plasma 229 personas que habían superado el Covid-19 y que han sido seleccionadas de entre 591 candidatos. Su plasma hiperinmune ha permitido el tratamiento de determinados pacientes afectados en el contexto de estudios y ensayos clínicos que investigan el grado de eficacia de esta terapia.  

De la donación masiva a las restricciones

La primera respuesta de los madrileños fue espectacular. Casi 5.000 (4.899) donaron sangre entre el 12 y el 14 de marzo, tras el llamamiento realizado desde la Consejería de Sanidad ante la continua caída de las donaciones de sangre.

A partir de ahí y dadas las medidas de confinamiento decretadas inmediatamente después, el Centro de Transfusión organizó la donación a través de sms con el fin de que sirviera a los donantes como justificante para salir de casa y acudir a donar. #ConSMSvoyaDonar fue el lema durante muchas semanas. Además de los envíos casi diarios realizados desde el centro, fueron miles los madrileños que pidieron a través de correo que se les mandara esta cita para ir a donar.

Los donantes tenían miedo de salir, muchas salas de donación hospitalarias cerraron por la presión asistencial de los pacientes COVID-19, muchas colectas de unidades móviles no pudieron realizarse por cierres de universidades y empresas y conseguir las donaciones necesarias cada día se convirtió en un auténtico reto, especialmente durante los días más duros del confinamiento. Sin el compromiso de los donantes no hubiera sido posible.

Gracias a profesionales, colectivos, medios de comunicación y redes

El Centro de Transfusión quiere dar las gracias a muchos colectivos que se han ofrecido a donar sangre, entre ellos la Policía Municipal, los trabajadores de la EMT o los de Protección Civil o a donar plasma hiperinmune como muchos trabajadores sanitarios o agentes de la Guardia Civil que habían pasado la enfermedad.

A todos los medios de comunicación a los que ha habido que recurrir para la difusión, en distintas ocasiones, recibiendo siempre una respuesta maravillosa.

A todas las personas que a través de twitter, nuestros #hemotuiteros, han estado colaborando en la difusión y apoyo de la donación todo este tiempo. Casi 3000 se han sumado en este periodo a los seguidores de @Madridonasangre.

A todo el personal de donación, de los hospitales y de las unidades móviles, por su implicación y su trabajo.

Aunque hay que recordar que cada día del año se necesitan 900 donaciones de sangre para cubrir toda la demanda hospitalaria, en estos momentos las reservas de sangre están en niveles óptimos. Una noticia muy feliz que debemos a todos ellos, a los que el Centro de Transfusión les dedica este reconocimiento “por estar ahí” cuando más se les necesitaba.