Son los meses de calor los más propicios para sufrir el ataque de las temidas cucarachas. El motivo es que el aumento de las temperaturas incrementa la tasa metabólica de estos odiosos insectos, permitiendo que crezcan más rápido. Será de junio a septiembre cuando más se vean y cuando mayor interés habrá que poner para acabar con ellas

Para las cucarachas es muy fácil convertirse en plaga durante los meses de verano. El motivo por el que se produce este crecimiento en el número de ejemplares es que, a partir de los 28 o 29º C, la reproducción se multiplica. Con la llegada del calor y el aumento familiar, se ven obligadas a dispersarse buscando conquistar nuevos territorios, una actividad que se da sobre todo en los entornos urbanos. Como regla general, estos animales suelen mantenerse ocultos durante el día y salir por la noche.

Cómo combatir las plagas de cucarachas

Lo más habitual para combatirlas cuando aparecen en los entornos humanos, como el hogar, es usar alguno de los insecticidas para cucarachas que ofrece el mercado. En este sentido, cabe señalar que existe una enorme variedad de este tipo de productos, tantos que puede hacer dudar al usuario sobre cuál adquirir.

Por este motivo, es interesante acceder a la página web productosantiplagas.es, una tienda online dedicada a la venta de estos productos especialmente formulados para acabar con plagas en cualquier lugar, así como en artículos para el cuidado de mascotas. Una empresa que está respaldada por más de 40 años de experiencia en el sector de la sanidad ambiental.

Uno de sus principales fuertes es la gran variedad de productos y un consultorio online donde se recibe asesoramiento ante el uso de determinados insecticidas o cómo ser más eficiente para acabar con estos ataques biológicos. Es, por tanto, el primer paso eficaz para acabar con las plagas de cucarachas cuando invaden una vivienda, un local comercial o cualquier otro tipo de instalación, pero no el único.

Otros métodos para un verano sin cucarachas

Si bien es cierto que fumigar cucarachas con insecticidas específicos es una solución rápida y eficaz, acabar definitivamente con una plaga puede llegar a ser un trabajo realmente complicado. Como se sabe, estos temidos animales son terriblemente resistentes y se reproducen muy fácil y rápidamente, creando colonias de una cantidad ingente de ellas en el interior de los hogares.

Las cucarachas son muy peligrosas, arrastran graves problemas de higiene, pudiendo afectar gravemente a la salud. Estos animales son vectores de contagio de los alimentos, permitiendo la transmisión de bacterias dañinas, enfermedades e infecciones a los humanos, como pueden ser la Salmonela, el Staphylococcus y Streptococcus, la E. Coli, la Fiebre Tifoidea, el Cólera, la Disentería, la Gastroenteritis e incluso la Lepra.

Para evitar la posibilidad de contraer ninguno de estos males, es necesario tener a mano siempre un insecticida para cucarachas, pero seguir también los siguientes consejos.

La fórmula del bicarbonato

Un producto casero, que se ha utilizado de forma tradicional en los hogares, es la mezcla de bicarbonato con azúcar en polvo. El bicarbonato de sodio es letal para las cucarachas cuando la ingieren, para que sea de su agrado deberá combinarse con azúcar. Este preparado se deberá repartir por los lugares de la casa propensos a ser habitados por estos insectos, es decir, espacios oscuros, húmedos, aislados y cálidos, como los motores de los electrodomésticos, bajo el fregadero, agujeros de tuberías…

La fórmula del bórax

Exactamente igual que la del bicarbonato, pero sustituyendo este componente por borato de sodio o bórax. En este caso, hay que tener cuidado si se tienen mascotas, ya que puede resultar tóxico, incluso para los humanos, por lo que hay que tratarlo con más precaución.

Insecticida químico en polvo

Diferentes firmas de productos químicos ofrecen sus fórmulas preparadas para actuar con rapidez y eficacia en la eliminación de cucarachas. Buenos ejemplos de estos insecticidas son el fosfuro de magnesio y el bromuro de metilo. Se colocarán en rincones y espacios sospechosos de ser usados como lugares de paso por las cucarachas para que se impregnen de ellos, para que los porten hasta sus nidos y colonias, contagiando al resto de ejemplares.

El cebo con sustancias químicas

Otro método, uno de los más utilizados en zonas industriales, almacenes y grandes espacios comerciales. No es más que un producto parecido a los mencionados anteriormente, es decir, sustancias químicas mezclado con algún producto que las atraiga. La diferencia más importante es que se comercializa habitualmente en forma de gel y se coloca lo más cerca posible a sus nidos.

Tierra de diatomeas

Este compuesto es un fabuloso pesticida natural, por lo que no es nada tóxico. Es una fórmula en la que se conjugan restos fósiles de las algas que llevan este nombre, diatomeas. Son unicelulares y su cobertura de sílice produce la pérdida de queratina que tienen estos insectos, lo que producirá su muerte por deshidratación.

El poder de las plantas

Algunas plantas aromáticas actúan con gran eficacia para repeler a las cucarachas. Repartir por lugares críticos especies como el laurel, la menta o el ajo servirá como barrera protectora. Se trata de un sistema que puede evitar que se cuelen en una vivienda, pero no servirá de gran cosa si la plaga ya está extendida.

Independientemente de los elementos utilizados, es fundamental que se lleve a cabo una limpieza frecuente, desinfectando las zonas que sean susceptibles de ser infectadas. Mantener estos mismos lugares secos e iluminados y evitar dejar restos de comida.