Quince niños y niñas, pacientes del Servicio de Neurología del Hospital Infantil Niño Jesús, están participando en un Taller de teatro con el que se pretende mejorar su autoestima, su estado de ánimo y sus habilidades sociales.

Este proyecto se denomina “Yo cuento” y tiene lugar en el Teatro del propio Hospital hasta el próximo mes de mayo. Una dramaturga, un director y una coreógrafa guiarán el día a día del grupo para desarrollar el potencial creativo de estos pacientes. Actores y actrices como Lucía Jiménez, Fran Perea, Pepe Viyuela o Jesús Vidal, además de directores de cine y teatro, irán acudiendo a las sesiones programadas a lo largo de estos meses como invitados para compartir con los menores sus experiencias. También participarán médicos de distintas especialidades con el objetivo de que coincidan con sus pacientes en este espacio relacionado con el ocio.

En este Laboratorio teatral, que se realiza a través de la Fundación de Investigación Biomédica del Hospital Niño Jesús, se trabajará la expresión corporal, el juego con las emociones, el movimiento, la voz, etc., y se irá creando, entre todos, una obra que se estrenará en un teatro profesional de Madrid a finales de mayo. Durante los nueve meses que durará el Taller se irá grabando todo el proceso a modo de diario para compartir después la experiencia y que el público pueda entender cómo se ha creado esa obra.  

La jefa de Neurología del Hospital Niño Jesús, la Dra. Mariluz Ruiz Falcó, asegura que “los niños con enfermedades neurológicas tienen difícil relacionarse con sus compañeros, amigos o familiares. La propia enfermedad o los tratamientos que puedan precisar imposibilitan que los niños continúen con la vida habitual que tenían antes. El teatro –asegura- es una herramienta maravillosa para ayudarles a relacionarse nuevamente, pero en esta ocasión el proyecto está dirigido también a ser parte de su propio tratamiento”.

Por su parte, Inés Enciso, gestora cultural especializada en proyectos inclusivos y una de las promotoras de este proyecto, destaca que “esta iniciativa, aunque tiene a los niños y niñas de Neurología como principales beneficiarios, va a ayudar también a que los artistas que compartirán con ellos esta aventura, cambien la percepción que tienen de la discapacidad y ayudará a que el personal médico encuentre un espacio en el que relacionarse con el paciente desde un punto de vista más lúdico”.

Beneficios de las artes escénicas

Los niños con enfermedades neurológicas suelen tener un menor acceso a actividades de ocio y de expresión artística. En muchas ocasiones se debe a   la propia enfermedad y el estigma que lleva asociado, lo que acarrea problemas de autoestima y del estado de ánimo. Además, muchos de estos trastornos neurológicos conllevan largos periodos de estancia en el hospital con lo que hay una pérdida de oportunidad del desarrollo social de este tipo de pacientes.

Se ha demostrado que son muchos los aspectos beneficiosos de las artes escénicas, especialmente en la infancia: mejora la autoestima, las habilidades sociales y el crecimiento personal. Además, disminuye el estigma relacionado con la enfermedad.