El hipotiroidismo se refiere a una disminución en la función de la glándula tiroides que resulta en la producción de niveles bajos de hormonas tiroideas en el cuerpo.

Dado que el objetivo principal de la hormona tiroidea es "controlar el metabolismo del cuerpo", las personas con esta afección suelen tener síntomas asociados con un metabolismo lento.

El hipotiroidismo es más común de lo que mucha gente piensa y millones de personas tienen una glándula tiroides hipoactiva sin siquiera saberlo.

Hipotiroidismo: síntomas

  • Fatiga
  • Debilidad
  • Aumento de peso o dificultad para perder peso.
  • Cabello seco
  • Piel seca, áspera y pálida
  • Pérdida de cabello
  • Intolerancia al frío (no puedes tolerar tanto el frío como los que te rodean)
  • Calambres musculares y dolores musculares frecuentes.
  • Estreñimiento
  • Depresión
  • Irritabilidad
  • Pérdida de memoria
  • Ciclo menstrual anormal
  • Disminución de la libido

Cada paciente puede tener cualquiera de estos síntomas, que de hecho varían según la gravedad de la deficiencia de la hormona tiroidea y cuánto tiempo el cuerpo carece de la cantidad adecuada de hormona.

Es posible que tenga uno de estos síntomas como el que más le molesta, mientras que otro paciente puede no tener su propio problema en absoluto y tener un síntoma subyacente completamente diferente.

La mayoría de las personas experimentan una combinación de los síntomas anteriores. En ocasiones, algunos pacientes con hipotiroidismo no presentan ningún síntoma o están tan débiles que ni siquiera piensan en ello.

Si tiene alguno de estos síntomas, debe comentarlo con su médico. Además, es posible que deba consultar a un endocrinólogo. Si ya ha sido diagnosticado y tratado por hipotiroidismo y continúa teniendo alguno o muchos de los síntomas, debe discutirlo con su médico.

Hipotiroidismo: posibles riesgos

Debido a que el cuerpo necesita una cierta cantidad de hormona tiroidea, que no recibe debido a la afección, la glándula pituitaria produce hormona estimulante de la tiroides (TSH) adicional como una forma de presionar a la glándula tiroides para que produzca más hormona.

Este esfuerzo adicional para estimular la glándula tiroides para que continúe produciendo TSH puede hacer que se hinche, lo que lleva a la formación de bocio. Si no se trata, los síntomas del hipotiroidismo suelen progresar. En casos raros, estas complicaciones pueden conducir a una depresión grave que pone en peligro la vida, insuficiencia cardíaca o coma.

El hipotiroidismo a menudo se puede diagnosticar con un simple análisis de sangre. Para algunas personas, sin embargo, no es tan simple y requiere exámenes más detallados. Lo más importante es que definitivamente necesitará una buena colaboración con un buen endocrinólogo.

El hipotiroidismo es completamente curable en muchos pacientes tomando una pequeña pastilla una vez al día. Sin embargo, este es un tratamiento simplificado y no siempre es tan fácil tener éxito.

Hipotiroidismo: nutrición adecuada

Yodo

Recordemos que lo principal es una dieta balanceada, el yodo es esencial para el funcionamiento de la tiroides, y la carencia de yodo es por que se ha quitado de la mayoría de alimentos, y debemos tener cuidado con el consumo de este ya que nos puede causar un hipotiroidismo.

Su dieta siempre debe incluir alimentos con alto contenido de yodo, como mariscos . El yodo también se puede encontrar en los plátanos y el perejil . Intente utilizar sal yodatada  para cocinar.

Agua

Debe beber mucha agua: al menos 8 vasos al día . Recuerda que cuando estás deshidratado, tu cuerpo almacena más grasa y te hace subir de peso.

Frutas y vegetales

Comer más frutas y verduras ayuda a prevenir el hipotiroidismo.

Aceite de coco

El consumo de aceite de coco estimula la producción de hormona tiroidea. Aumenta su metabolismo y se considera un alimento que le da energía al cuerpo, pero debe tomarse con moderación, dependiendo de su edad y estructura corporal.

Té verde

El té verde te ayuda a adelgazar aumentando tu metabolismo y también a través de la oxidación de grasas.

Tirosina

Aumenta tu ingesta de carnes magras, pescado, lentejas y leche desnatada , ya que son alimentos ricos en tirosina, sustancia fundamental para la producción de hormonas tiroideas.

Selenio

Alimentos como el atún , el arroz integral  y el salmón contienen mucho selenio, que se ha demostrado que previene el hipotiroidismo.

Fibra

Una dieta rica en fibra no solo lo ayudará a perder peso, sino que también promoverá las evacuaciones intestinales normales y puede ayudar a reducir el colesterol . Prefiera legumbres, arroz y otros cereales, productos de trigo integral y avena.

Ejercicio físico

El ejercicio aumenta la sensibilidad del tejido a la hormona tiroidea y estimula su secreción por la glándula tiroides.

Alcohol

Se debe evitar el alcohol porque puede causar fluctuaciones en el azúcar en sangre.

Evita tomar la hormona tiroidea al mismo tiempo que consumes: nueces, harina de soya, harina de semillas de algodón, suplementos de hierro, calcio, antiácidos que contienen aluminio, magnesio o calcio, sucralfato, medicamentos que contengan colestiramina; esto para evitar posibles interacciones por ello los debes tomar varias horas antes o después de tu hormona tiroidea.

En todos los casos se recomienda acudir con un especialista para el diagnóstico, tratamiento y alimentación que recomiende para dar un seguimiento óptimo.

Agradecemos la participación de La Dra. Mariana Álvarez Fuentes es Bariatra, actualmente atiende a sus pacientes en Cuernavaca, Morelos. Obtuvo su Licenciatura como Médico Cirujano en la Universidad Autónoma de Morelos. Es experta en temas como Lactancia Materna y Nutrición; además se mantiene en constante actualización para brindar la mejor atención a sus pacientes