El Hospital Clínico San Carlos ha sido el primer hospital en España en implantar una prótesis transcatéter mitral en dos pacientes con valvulopatía mitral grave con cirugía mínimamente invasiva, a través de una minitoracotomía anterolateral izquierda, que ha permitido corregir esta patología sin necesidad de parar y abrir el corazón, ni de conectarlo a una máquina de circulación extracorpórea. De esta manera “evitamos todos los riesgos e inconvenientes de los procedimientos clásicos de la cirugía sobre la válvula mitral”, afirma el jefe del servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Clínico San Carlos, Luis Maroto.

Esta técnica se ha aplicado en 2 pacientes de alto riesgo quirúrgico y los resultados han sido muy positivos ya que en ambos casos se corrigió la valvulopatía mitral, y fueron dados de alta hospitalaria cuatro días después del procedimiento, “otra de las ventajas de esta técnica”, como puntualiza uno de los responsables del programa mitral transcatéter, Javier Cobiella.

La insuficiencia mitral es una enfermedad grave que constituye una de las enfermedades más prevalentes del corazón en los países desarrollados. Su incidencia está aumentando año a año por distintos motivos, especialmente por el envejecimiento poblacional. El tratamiento de elección de esta enfermedad es la cirugía, que pasa por sustituir o reparar la válvula mitral enferma.

La nueva prótesis transcatéter es una muy buena opción para estos pacientes de alto riesgo, al ser una técnica mínimamente invasiva donde no hay que parar el corazón ni abrir el esternón, lo que conlleva una disminución del riesgo terapéutico. Este procedimiento se realiza por un equipo multidicisplinar de cirujanos cardiacos, cardiólogos hemodinamistas y cardiólogos especialistas en imagen. Se realiza a través de una minitoracotomía y se accede al ápex del corazón. Posteriormente se introduce un dispositivo a través ápex, dentro del cual va la prótesis que se implanta en la válvula mitral guiados por ecocardiograma transesofágico.

Abordaje mínimamente invasivo y más fisiológico

“Abordamos el corazón por una pequeña incisión entre las costillas del lado izquierdo del tórax”, comenta Cobiella. Así, el acceso a la punta del corazón es directo, y anatómicamente alineado con las estructuras de la válvula mitral. Más allá de las ventajas estéticas frente a abordajes como la esternotomía media, esta mínima incisión acelera la recuperación funcional de los enfermos y mejora su readaptación a sus actividades cotidianas.

El implante de prótesis transcatéter se viene utilizando desde hace más de 15 años para el tratamiento de la válvula aórtica, y ahora se emplea para el tratamiento de la valvulopatía mitral. “Llevamos muchos años tratando la válvula aórtica con las prótesis transcatéter y creemos firmemente en el futuro en el tratamiento de la valvulopatía mitral”, asegura el hemodinamista responsable también del programa mitral transcatéter, Luis Nombela.

Los buenos resultados del procedimiento pasan por dos factores: una adecuada selección de los enfermos y la pericia de un equipo quirúrgico formado por anestesiólogos, hemodinamistas, cardiólogos especialistas en imagen, cirujanos y profesionales de enfermería. En este sentido, cabe destacar que el servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Clínico San Carlos, está acreditado como centro de referencia nacional en tratamiento compleja de la válvula mitral y cuenta con un avanzado programa de tratamiento quirúrgico mitral que contempla el tratamiento completo de la válvula mitral mediante abordajes convencionales o mínimamente invasivos, una consulta específica, registro prospectivo de su actividad y auditoría interna y externa anual de sus datos.